Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los jóvenes en la construcción de la ciudadanía (parte 1)

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Es muy importante que los jóvenes valoren que son el grupo de la población más amplio que hay en el mundo, particularmente en México y Sinaloa, y que de ellos depende enormemente el progreso actual y el futuro próximo, especialmente en los ámbitos económicos a partir de una mejor toma de decisiones en lo referente a la materia electoral, a partir de la valoración y adecuada emisión de su voto.

Para ello resulta indispensable que conozcan de manera elemental la historia moderna de la construcción del sistema político mexicano, la evolución básica de nuestra economía, y dentro de esta, los saldos socioeconómicos elementales que se han arrojado en cada sexenio, incluido el comportamiento personal de cada presidente de la República, gobernador, senador, diputado federal, hasta presidente municipal y diputado local.

Pues bien, empecemos sintéticamente por el lado poblacional actual. Al 2010, ese decir, conforme al último censo de población y vivienda practicado por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se tiene registrado que a ese año había en México poco más de 112 millones 336 mil habitantes. De estos, alrededor de 40 millones 610 eran jóvenes de entre 14 y 29 años de edad.

Se estima que al cierre del 2014 habrá alrededor de 43 millones de jóvenes de esos rangos de edad. Los que tenían 14 años el 2010, hoy alcanzan la mayoría de edad, es decir, están en condiciones de ejercer su derecho al voto por contar con al menos 18 años de edad, para lo cual es indispensable que se registren –si es que no lo han hecho- ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

En Sinaloa al 2010 se tenían registrados en Inegi, un total casi 2 millones 768 mil habitantes. De estos, había alrededor de 791 mil personas de entre 15 a 29 años de edad. El 28.6 por ciento de la población total. De ellos podrán votar el próximo año, aproximadamente 815 mil jóvenes de esas edades en Sinaloa, si se deciden a hacerlo. Siempre que cuenten, desde luego, con su credencial para votar. Así que serán los jóvenes quienes inclinen la balanza política de un lado a otro en materia electoral.

Para ello, es importante que desde ahora adquieran conciencia plena de la importancia que tiene su voto para decidir, a partir de saber quiénes nos han gobernado y qué saldos socioeconómicos han tenido o dejado en su gestión, a partir de la información socioeconómica que nos han entregado cada uno de los respectivos gobiernos para evaluarlos.

De esa manera sabrán tomar las mejores decisiones. Así es como los adultos podemos ir construyendo gradualmente en los jóvenes lo que suele llamarse ciudadanía, y así contribuir a una democracia de calidad, no una democracia carente de ética. Aquella basada en la compra y coacción del voto; en el aprovechamiento de la necesidad y hambre del pueblo que por 300 o 500 pesos la mitigan por un solo día, pero la padecen por toda la vida gracias a pura palabrería hueca que no corresponde a los verdaderos propósitos de la mayoría de quienes, elección tras elección, bajan el cielo y las estrellas, prometiendo paraísos terrenales inexistentes. Y ahora quieren enquistarse en el poder hasta por 12 años consecutivos al permitirse constitucional y legalmente la reelección. Hay que tener mucho cuidado jóvenes ¿No creen?

[email protected]