Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los nuevos alcaldes siembran sospechas entre la ciudadanía

EN EL BLANCO

Brota pus. Cuatro días bastaron. Y ya comenzó a brotar pus. En los nuevos ayuntamientos que apenas arrancaron el pasado miércoles, el ciudadano ya detectó irregularidades y más pronto de lo que se imaginan comenzarán a manifestar su rechazo. De entrada en Rosario, Mazatlán y San Ignacio, apareció la sombra de la sospecha.

El nuevo alcalde rosarense, Arturo Flores, arrancó con el pie izquierdo. Los priistas que se la rifaron con él se quedaron "chiflando en la loma". Denuncian que metió en su gabinete a familiares. Y sin pudor alguno importó al titular de la Junta de Agua Potable, del que dicen es familiar de la diputada federal Francisca Corrales.

Todo parece indicar que Flores desdeñará todo lo que venga del PRI. Mencionan que uno de sus asesores de imagen y medios de comunicación es el exconductor de televisión Juan Manuel Ochoa, excolaborador del exalcalde Jorge Abel López.

En Mazatlán al alcalde Carlos Felton se le pudiera aplicar el dicho: "Dime con quién andas...Y te diré quién eres". O el dicho de su antiguo barrio del Cerro de la Nevería: "Nunca se junta un perro con un coyote... O todos son perros. O todos son coyotes".

Eso por la ficha de asesor que adquirió de nombre Roberto Díaz García, originario de Durango, pero con negro historial en Baja California Norte, Baja California y Sonora. Este señor con la complicidad de un tal Sergio Alexandre Ruiz son tristemente recordados en La Paz.

A éste último se le denunció penalmente ante la PGR. Ahhh, pero el señor alcalde de Mazatlán lo defiende y reconoce que es su amigo desde hace 20 años. ¡A pa' amiguitos! El nuevo tesorero de Felton también trae "cola" de cuando trabajaron juntos en Jumapam.

Un escándalo de un vehículo que dieron de baja y que remataron para la esposa del hoy encargado de las finanzas municipales. Otro caso es el de Sergio Wong. Este nuevo funcionario feltonista tiene demandada a la Jumapam, de donde salió en la administración higuerista. Y así seguirán saltando las perlas de Felton.

En San Ignacio, los ciudadanos ven con reservas lo que pasará en la recién administración municipal que apenas inicia. Y es que Amado Loaiza recicló a exfuncionarios municipales de la administración que encabezó su esposa Goña Bañuelos. Y eso le metió ruido a los ciudadanos, porque ya los conocen. Las sospechas están ahí.

Quiere palacio nuevo. La intención es clara. Y ya comenzó a sembrar la idea de que el actual palacio municipal no sirve, quedó chico y es inseguro. El alcalde Carlos Felton trae como su prioridad el construir un nuevo palacio municipal. Le vale que el sistema de drenaje esté viejo y a punto de colapsar.

Que la Jumapam esté en franca quiebra. Que el Ayuntamiento establezca con claridad acciones que permitan elevar la oferta como destino turístico. No, al señor le interesa un nuevo palacio... para sentirse bien. Burgués pues.

Cuete cebado. Por más que se esmeró, no pudo, al menos de momento atraer la simpatía de la mayoría panista en el cabildo de Mazatlán. El regidor priista Guillermo Quintana expuso y propuso echar abajo el último acuerdo de aprobación de la cuenta pública de la administración higuerista.

Aprovechó para enderezarle críticas al exalcalde. Sin embargo, poco eco tuvo. Quizás en el procedimiento hubo equivocaciones. Pero hasta hoy no hay elementos para acusar a la anterior administración de malos manejos.

Aún y cuando critiquen algunos a Higuera por haber publicado cómo recibió el Ayuntamiento y cómo lo dejó, con 82 millones de pesos en caja. Muchos lo ven bien. Además estableció un precedente. Veremos si estos dejan algo para el que venga.

[email protected]