Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Los pequeños reyes de la época arcaica

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Algunos creen que es legítimo y honesto el ejercicio del poder de la fuerza bruta por encima de la razón. Esos comportamientos nos recuerdan el modo absolutista y brutal de gobernar, sin el más mínimo y elemental fundamento y argumento.

Lo grave del caso es que en la actualidad aún existen personajes que creen que su posición les da derecho de adueñarse de las instituciones públicas y de atropellar la dignidad de las personas. De apropiarse de ellas como si fuesen propiedad privada. De tener una mirada escrutadora para que no se metan en "sus dominios" como diciendo "esta parcela y rebaño es mío" y no oses en entrar en ella ni a tener contacto alguno con "mis ovejas".

Así es el pensamiento vetusto fuera de toda actualidad. Ese es el tipo de personajes que están acostumbrados o en la creencia de que tienen derecho de rodearse de todos los mozos y sirvientes que les venga en gana y de que estén a su servicio exclusivo cual rey de la época oscurantista o medieval.

Ese tipo de personas están totalmente desubicadas. Hay que enseñarlos que hoy vivimos en una época muy distinta. Hay que bajarlos del antiguo pedestal de la ignorancia y de la arrogancia.

Esta clase de personajes poseen una formación basada en el autoritarismo. Por lo general sufrieron todo tipo de humillaciones o vejaciones que les dejaron hondas cicatrices en sus cerebros. Ya deberían estar jubilados y sentados en una poltrona curándose de esos males, y dejar el sitio a personas con esquemas de pensamiento mucho más modernos de ver las cosas.

Ah, que no crean que los puestos son hereditarios, como para dejárselos a sus hijos. No, porque hay personas de su propio gremio o rebaño que sí poseen méritos propios.

Sería conveniente darles un poco de cátedra política, pero moderna. Enseñarles comportamientos de actualidad, más para que aprendan a respetar a los que sí conocen de las profundidades del poder, del sistema, de sus orígenes y de su ejercicio real y oscuro.

Sería bueno prevenirlos antes de que continúen cometiendo errores mucho más graves. Es mejor decirles que paren sus ímpetus absolutistas, que no están tratando con seres inanimados o ignorantes.

Es mejor que no le muevan como lo vienen haciendo, porque como dice el viejo adagio popular, "tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe", porque es mejor llevar la fiesta en paz y con prudencia. No es bueno mofarse de modo despectivo o de forma soberbia.

Más claro ni el agua destilada. Lo mejor es que esos reyes de la época arcaica abandonen sus actitudes despóticas y se pongan a trabajar como humildes servidores públicos en beneficio de las instituciones y del pueblo.

Lo más valioso es que se ocupen de lo sustantivo, de que procuren haya eficiencia en los privilegiados lugares donde se encuentran dizque trabajando. Es mejor que asumir actitudes de capataz propio de los campos hortícolas ¿No creen?

[email protected]