Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Los 'puentes' y el fracaso escolar

POLITEIA

Visiones que difícilmente se pueden calificar de catastrofistas o apocalípticas en materia educativa, dan cuenta de que para alcanzar los niveles que tienen los países punteros en evaluaciones como PISA, habrán de transcurrir varias décadas. La escuela –pública o privada--, no está formando en las habilidades, destrezas y conocimientos que se requieren para participar en un mundo cuya piedra de toque es la competitividad. Ese es el quid de la cuestión aquí y ahora, y lo será también en los próximos años.

En eso cavilaba ayer cuando me dirigía a la escuela a recoger a mi pequeña. Sabía con lo que me encontraría al llegar: unos cuantos alumnos desperdigados por aquí y por allá, docentes aburridos, ausentismo por indolencia y apatía de los padres pero también prohijado por las propias autoridades y maestros: "El viernes hay clases, eh, aunque muchos no vienen, eh, así que ya saben".

En el grupo de mi pequebú son 29 alumnos. Sólo asistieron nueve este viernes. Eso les mereció la visita de la directora que les soltó un discurso con algo así como "los felicito por su muestra de madurez y responsabilidad al asistir a clases en un día normal de trabajo". Y me dice mi pequeña: "Yo esbocé una sonrisa irónica y pensé: si supiera la directora que casi me obligaron a venir a clases".

Casi tengo la certeza de que la directora hizo lo que hizo sin mucha convicción. Como tampoco hubo convicción de las autoridades al llamar a todo mundo a asistir a clases o anunciar sanciones para los que faltaran. Este era un puente muy anunciado y había que aprovecharlo. Los maestros, la verdad, tampoco dieron clase: al llegar, lo que advertí fue un salón de clase en penumbra, con los chiquillos y chiquillas –diría Fox– medio adormilados.

Pero lo peor es que el lunes 5 de mayo no habrá clases. Así que a las dos semanas de asueto que acaban de pasar, hay que agregar los días de holganza, desde el miércoles 30 de abril, pasando por el jueves primero de mayo, con la prolongación del puente este viernes 2, hasta su conclusión y retorno el martes 6. Ah, y el viernes 9 un desayuno a las madres de familia, para continuar el 15 con los festejos al maestro.

Ya nos acostumbramos a cargar las tintas sobre las autoridades educativas y sobre los docentes. Pero nada decimos de los padres de familia que tampoco desaprovechan un puente y luego se quejan amargamente del bajo nivel educativo. En este tema hay una especie de complicidades. Puede que no sea políticamente correcto plantear el caso de esta manera, pero como dicen en algunas regiones de España: "lo que e, e".

Como les digo, en todo esto pensaba, y me encontré con un trabajo de Héctor Aguilar Camín y Jorge Castañeda en el que dicen:

"La mayor aberración educativa de todos los días nos es tan familiar que apenas hablamos de ella. Se trata de las pocas horas de clase. Las mexicanas son escuelas de medio tiempo, con cuatro horas y media de clase al día, y 200 días educativos al año, menos un viernes para reuniones sindicales y lo que se acumule por paros, inundaciones, terremotos, 'puentes' nuevos y 'puentes 'resucitados."

Por eso estamos como estamos.

[email protected]