Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los riesgos de las drogas

MAZATLÁN

Los organismos encargados de combatir las adicciones en jóvenes están alertando no sólo por su mayor incidencia, sino por el tipo de uso que se hace de ellas, ya sea por la forma en que son consumidas o mezcladas. Todo ello supone riesgos mayores a los que de por sí ya significa su consumo.

En el Centro de Integración Juvenil de Mazatlán están detectando que el consumo del cristal – que normalmente era consumido por medio de la inhalación – ahora está siendo inyectado con mayor frecuencia. Esto significa riesgos mucho mayores para una droga de por sí destructiva.

Con ello lo que se acelera es la decadencia en la salud de quienes lo consuman. Y además de la mezcla de diferentes tipos de estupefacientes, los expertos alertan sobre el consumo de bebidas energéticas, las cuales combinadas con otros estimulantes suponen un alto peligro para quienes las consuman.

Se trata además de bebidas que se venden sin ninguna restricción en cualquier tienda y que incluso son anunciadas en los cartelones de las tiendas con grades ofertas, motivando su consumo. En México la droga de mayor consumo es la mariguana.

Sin embargo, esta hierba es vista por los expertos como "la puerta de entrada" de muchos jóvenes a un mundo de dependencia, donde los consumidores empiezan a sentir la necesidad de fumarla para sentirse mejor. De esta droga, indican que se va pasando a otras, mezclándola con alcohol y sustancias sintéticas que son de mayor riesgo.

A nivel nacional existe la preocupación no solo por las drogas que ya son identificadas como tal, sean mariguana, cocaína o cristal. Y es que en el mercado existen estupefacientes disfrazados de inciensos herbales o sales de baño de causan la misma o incluso mayor dependencia que las drogas que habitualmente se conocen.

En este sentido, el llamado de las instituciones que se dedican al combate de la drogadicción es que desde casa se hable a los hijos de los problemas de las drogas y que si entran a la familia, se les combata de una manera profesional, pues por desgracia, es una guerra que por el momento la sociedad no la lleva ganada.