Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los robos domiciliarios

MAZATLÁN

En Mazatlán los robos domiciliarios son cosa de todos los días. La dinámica de vida actual, en que tanto el hombre como la mujer trabajan y los hijos se van a la escuela, son la oportunidad perfecta que la delincuencia no ha desaprovechado. Las colonias alejadas son las que tienen mayores riesgos, no sólo porque su ubicación está cercana a la periferia sino que esa lejanía las hace quedar fuera o al menos, tener una vigilancia policial mucho más deficiente. Como ciudadanos, no nos hemos organizado para cuidarnos entre todos. No tenemos la costumbre de llamarle al vecino para alertarlo de presencia sospechosa en su casa ni les tenemos confianza para pedirles el favor de que vigilen la nuestra.

En los fraccionamientos – sobre todos los nuevos donde todavía hay muchas viviendas solas y no existe ese lazo entre los habitantes, donde nadie conoce a nadie, se suma el hecho de que todas las casas son iguales. Los ladrones no necesitan un croquis para orientarse, ya saben cómo está organizada la vivienda al interior antes de abrirla, no hay para ellos sorpresas inesperadas. Los robos domiciliarios son golpes durísimos al patrimonio de las familias trabajadoras, que ven cómo en minutos se va el fruto de años de trabajo.

A veces, hasta se arrastran deudas de artículos robados, se sigue pagando lo que no se tiene. Hay un estado de indefensión ante la incapacidad de la autoridad de frenar el problema que obligaría no sólo a hacer una mayor presión a la autoridad municipal para que responda, sino para como vecinos organizarnos para cuidarnos entre todos. En ciudades como Aguascalientes, Aguascalientes, el gobierno municipal ya implementó el seguro contra robo a casa habitación.

El municipio entiende su responsabilidad de garantizar la seguridad patrimonial de sus habitantes. En Mazatlán, un puerto turístico que aspira a que personas de otros estados o países compren propiedades aquí, dar este tipo de garantía puede ser un aliciente para detonar las inversiones.

Por supuesto que un programa social como ese requiere fondos, perfeccionarse, ponerle candados para que no sea pervertido y que genere desfalco, pero sin duda es una medida que se debe analizar. Es posible, Aguascalientes ya nos está poniendo la muestra.