Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Los señores justicia

BAJO LA LUPA

Con un pie en el estribo para arrancarnos a Brasil, les saludo con afecto para comentar el listado de jueces internacionales que darán el toque de legalidad en la justa mundialista. Destacan algunos por su experiencia y otros verán acción por primera vez en este evento que es, sin duda, la realización plena de cualquier silbante.

Los veteranos. Esta lista de honor la encabeza el mexicano Marco Antonio Rodríguez, con su tercera aparición mundialista. Es un hecho que en sus dos participaciones anteriores no trascendió, al no lograr dirigir en la segunda fase pero su experiencia será factor determinante para tener una actuación que puede resultar histórica.

El resto de los jueces de la Concacaf son el salvadoreño Joel Aguilar, de bastantes buenas credenciales y el debut de Mark Geiger, de los Estados Unidos. Llama la atención que los cinco participantes de Sudamérica estén debutando en tierras amazónicas. Quizá el de mayor renombre sea el brasileño Sandro Meira, quién pitó la última final del mundial de clubes en Marruecos pero tiene la desventaja de que, seguramente, la verde-amarelha llegará lejos.

Completan el elenco representativo del cono sur el chileno Enrique Osses, a quien la prensa de su país califica como "conflictivo"; Néstor Fabián Pitana, controversial juez argentino; Wilmer Roldán de Colombia y Carlos Vera de Ecuador, estos últimos de perfil más bien bajito. ¡Qué lejos quedaron los tiempos en que Conmebol tenía verdaderos monstruos del arbitraje!

Los europeos van con carro completo, no sólo por su calidad, experiencia y grado de dificultad de los partidos que suelen dirigir, sino porque el máximo dirigente de los nazarenos es el suizo Massimo Bussaca. Nomás para abrir boca, llevan a los que pitaron las dos últimas finales de la Champions: Nicola Rizzoli de Italia y el holandés Bjorn Kuipers, juez del Real Madrid ante el Atlético.

Otros estrellas son indudablemente el portugués Pedro Proenca, aquel que dirigió brillantemente la última edición de la Eurocopa hace apenas dos años, el turco Cuney Cakir, quien ya le ha arbitrado a México, Jonas Eriksson de Suecia y el gran mentiroso de Howard Web, el inglés que destrozó la final hace cuatro años en Sudáfrica, permitiendo todo tipo de rudezas al cuadro holandés.

A las calladitas arriban a Brasil los jueces asiáticos. Dos de ellos ya traen experiencia mundialista y son el uzbeco Ravshan Irmatov, que arbitró la inauguración en Sudáfrica entre el anfitrión y el tricolor, así como el japonés Yuichi Nishimura quien se coló hasta semifinales en el mundial africano. No se extrañen si llegan a instancias definitivas.

Los demás, la mera verdad, van más bien como que de relleno. Espero que el arbitraje esté a la altura del futbol que veremos en Brasil. ¡Suerte a los señores justicia!