Opinión

Los uniformes

GUASAVE

Por: René Figueroa

El programa del gobierno del estado que destina recursos para que a lo estudiantes del nivel básico les entreguen uniformes gratuitos no ha logrado superar del todo las fallas que se han hecho públicas desde un inicio.

Sin duda que la inversión en educación no puede criticarse , sobre todo cuando en ese universo de padres de familia hay un buen porcentaje que no tiene para comprar útiles y uniformes.

Muchos de ellos agradecen el programa, sobre todo con la pérdida del poder adquisitivo de las familias de escasos recursos económicos.

Por eso es que se deben cuidar los esquemas y elegir bien a los distribuidores que se encargan de elaborar los uniformes ya que las fallas persisten y son decenas de familias que han gastado más en buscar la prenda para sus hijos que lo que el gobierno invertirá.

Hay controles y se deben de aplicar o sancionar a quienes no cumplen con lo programado por las autoridades.

Este sin duda es un negocio y por eso se debería ser cuidadoso al momento de destinar o elegir a los proveedores.

Mientras tanto, y a pesar de que la autoridad educativa diga lo contrario, hay un porcentaje de padres de familia que no ha logrado cambiar sus uniformes.

Eso sí, en algunas de las tiendas se "amarra" a los desesperados padres de familia.

Las frases de "Ahorita no tengo esa talla, si quieres llévate la blusa que tengo de esa talla y vienes en 10 días por el resto", que se escuchan en algunos negocios, no deberían de ser parte de la negociación.

Ahí están las quejas, es cuestión de que la autoridad detecte y actúe.

Por lo pronto ahí están las quejas de los padres de familia, que si bien es cierto a estas alturas son una minoría, sí deben de servir para que no se presenten en lo futuro.