Opinión

Alerta rochista en el Évora resucita al ‘Chilorio Power’

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Rubén Rocha Moya(Debate)

Rubén Rocha Moya | Debate

El 7 de febrero, dos días después de ser dado de alta al superar la covid-19, Rubén Rocha Moya posteó su primera actividad tras el aislamiento: una visita a sus orígenes. No a su natal Batequitas, sino a Guamúchil, “parte importante de mi historia”, escribió en Facebook. Horas después subió una foto de su trayecto a Alhuey, Angostura.

La vida de Rocha está íntimamente ligada a la región del Évora, que incluye parte de Badiraguato; estudió la primaria en Pericos, Mocorito, y vivió la década de los 70 en Salvador Alvarado, como profesor.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Rocha es ampliamente conocido y estimado en toda la zona: un bastión electoral, por tanto, en su proyecto a la gubernatura por Morena.

EL PRI ENTRA EN ACCIÓN. Liliana Cárdenas decidió abandonar el servicio público en octubre; renunció a la Subsecretaría de Sepyc para irse como gerente de una estación de radio. 

Con su padrino y cuñado David López Gutiérrez, retirado de la actividad política, parecía no haber futuro para Liliana.

Pero la vida le tenía deparado otro camino; la política es circunstancial.

A inicios de octubre falleció el operador número uno de la zona del Évora, Carlo Mario Ortiz, en quien estaba depositada toda la confianza del gobernador Quirino Ordaz para ganar la elección en esos cuatro municipios.

Para colmo, la candidata designada inicialmente a la alcaldía de Salvador Alvarado (cabeza de la región), Magaly Inzunza, “se subió al ladrillo” antes del registro, con una declaración que le ganó la antipatía general: “Soy la única, yo llevo el aval”.

Ipso facto, el PRI rescató a Liliana Cárdenas y, por ende, a dos de los políticos sinaloenses más experimentados: David López, el Pecuni, y Heriberto Galindo, quien de cualquier modo ya tenía preparado su retorno al candelero como senador suplente de Mario Zamora, el próximo 2 de marzo.

Liliana apareció de último minuto en las oficinas del PRI, apoyada en bloque por los otros tres aspirantes a la candidatura: Leobardo López, César Fredy Montoya y Marco Antonio López.

El sábado, los cuadros priistas más representativos del Évora se reunieron en Guamúchil con Liliana Cárdenas y Mario Zamora en muestra de unidad; entre ellos, Heriberto Galindo, Aarón Irízar, la actual alcaldesa Pier Angely Camacho de Ortiz y Víctor Godoy, también cercano al Pecuni y precandidato a la diputación federal por el distrito 3, cuya cabecera es Salvador Alvarado e incluye Angostura, Mocorito, Badiraguato, Sinaloa y Navolato. 

El gran ausente fue David López, pero también se encuentra en Guamúchil; lo hizo público Mario Zamora en Facebook al ir a saludarlo a su casa después de la reunión. 
Evidentemente el Pecuni también opera, solo que bajo estrictas medidas de aislamiento: en 2017 fue sometido a un trasplante de hígado. 

Por lo demás, el tablero evorense se acomoda para el PRI, lleva excelentes candidatos, además de Liliana: en Angostura, Aglaeé Montoya; en Badiraguato, Lupita Iribe, y en Mocorito a un talentoso joven, Óscar Camacho. En las diputaciones locales, por el distrito 9 (Salvador Alvarado y Angostura) va José Manuel “Chenel” Valenzuela por el PRD en la Alianza Va por México y en el 10 (Badiraguato, Mocorito y Navolato) Martha Aguilar Payán, miembro de una importante familia de la región.

Mocorito, el único municipio del Évora donde el PRI perdió en 2018, es gobernado por Guillermo Galindo, sobrino de Heriberto, quien abandonó el PRI para contender por el PAS, pero hoy se muestra dispuesto a volver a sus raíces...

Estamos, pues, ante un equipo compacto que integra la fuerza de las mujeres, la juventud y la experiencia del legendario “Chilorio Power”, el grupo político que comandan David López y Heriberto Galindo. ¡Éxito!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo