Opinión

Celebración popular: fin a un añejo problema de movilidad

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

La movilización social del sábado en Culiacán no fue para menos: se inaugura la largamente esperada modernización del bulevar Rolando Arjona Amábilis, entre Lola Beltrán y Pedro Infante. El nudo que complicaba el tránsito de más de 45 mil vehículos diarios por fin se terminó.

Toda una proeza que marcará al Gobierno quirinista: la obra consiste en la ampliación a seis carriles, dos ciclovías, un puente sobre el río Culiacán y otro puente de grandes magnitudes que es un paso superior vehicular y que, junto con el paso deprimido en el cruce de Arjona y Pedro Infante, conforma un moderno distribuidor vial de tres niveles. La inversión total fue de 300 millones de pesos.

La ampliación del bulevar Rolando Arjona fue realizada con concreto hidráulico, lo cual asegura su durabilidad por muchos años, y lo convierte en una moderna vialidad propia de las grandes metrópolis, con su distribuidor vial de tres pisos.

La apertura no se dio con el típico evento protocolario, sino con una caminata multitudinaria encabezada por el gobernador Quirino Ordaz Coppel y su esposa, la señora Rosy Fuentes de Ordaz, junto con familias que acudieron completas, jóvenes deportistas, ciclistas y hasta niños en carriolas empujadas por sus padres. Una verdadera fiesta popular.

Asistieron también el presidente municipal de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, y los rectores Juan Eulogio Guerra Liera, de la Universidad Autónoma de Sinaloa, y Sylvia Paz Díaz Camacho, de la Universidad Autónoma de Occidente.

El contingente partió desde el cruce del hoy moderno bulevar con la avenida Lola Beltrán, frente al Parque Temático y la Universidad Autónoma de Occidente, para culminar en el puente del distribuidor vial, justo en el cruce con Pedro Infante.

El ambiente fue de alegría y celebración, con grupos musicales, bandas sinaloenses y bailables folclóricos, mientras los marchistas eran cubiertos de polvos de colores, habitual en las carreras deportivas.

DIVERSIDAD: MOMENTO CLAVE. La otra gran fiesta que tomó las calles de Culiacán este fin de semana fue la Sexta Marcha de la Diversidad. Participaron, de la mano de personas de la comunidad LGBTT+, muchas de sus familias y aliados heterosexuales.

A unos días de que el Congreso del Estado decida la aprobación o no del matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado, el grito de batalla que unificó a los participantes de la marcha no podía ser otro que el de «¡matrimonio igualitario, ya!».

A pie o sobre carros alegóricos, y encabezados por la reina de la diversidad de este año, la ganadora del certamen Mexicana Universal, Denisse Franco, los manifestantes desfilaron por la avenida Álvaro Obregón, desde el pie de las escalinatas de la Lomita, hasta el Ágora del Instituto Sinaloense de la Cultura, para culminar con un colorido festival.

Tal vez el fin de fiesta ocurra pronto: no se avizoran buenas noticias para la comunidad gay en el Congreso. Diputados de todos los partidos que desaprueban el matrimonio igualitario (incluidos Morena y PT) se han unificado para hacer lobbying entre sus compañeros indecisos para que emitan su voto en contra.

IGUALDAD DE DERECHOS. La Iglesia católica y las evangélicas también participan activamente en lograr el rechazo a la iniciativa que consideran que el matrimonio entre personas del mismo género se casen por el Civil atenta contra los valores de la familia.

El viernes, una de las más inteligentes líderes del movimiento LGBTT+, Almendra Negrete, publicó en su Facebook un post que suscribimos: «Siguen sin entender que la sociedad nos apoya, porque somos seres humanos y valemos lo mismo y respetamos y somos respetados. ¡No importa cuántos publicados de rechazo, odio y amarillistas publiquen y paguen en la prensa! Lo que ustedes dicen de nosotros es mentira, lo que ustedes le hacen a los niños es verdad».