Opinión

El PRI de hoy y «el ochito» que antecedió al «malovazo» en 2010

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Asombra el triunfalismo que refleja el presidente del PRI municipal en Culiacán, Miguel Ángel Amador Rodríguez, tras el triunfo de candidatos directamente relacionados con ese partido en 13 de las 17 sindicaturas el domingo pasado. 

Cierto que es una victoria digna de reconocer y motiva el entusiasmo en las filas del tricolor, pero es muy pronto para lanzar campanas al vuelo rumbo a las elecciones constitucionales del 2021.

Además, el triunfo priista es resultado del trabajo de muchas personas, no solo de Amador, como él pretende promoverlo en los medios de comunicación. 

Cuánto nos recuerda esta situación al proceso electoral previo al 2010: el PRI se llenó de soberbia al ganar todas las diputaciones federales (ocho en aquel entonces), dando por hecho que eso le alcanzaría para ganar la gubernatura, cosa que, como sabemos, no sucedió: Mario López Valdez le ganó a Jesús Vizcarra Calderón. 

La arrogancia y el culto a la personalidad por parte de sus dirigentes no hace bien a ningún partido político, sino al contrario.

Claro que nos referimos a una experiencia que Amador no vivió, puesto que todo su trabajo político está en Sonora, no en Sinaloa. Nada le haría más bien al PRI Culiacán que un cambio de presidente y que el actual se regrese a su tierra.

EL PAS, CON LOS TRABAJADORES. Importante llamado realizó a los empresarios de Sinaloa el presidente del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuen Ojeda, en el sentido de pagar salarios a los trabajadores para evitar una crisis económica familiar, aun en el caso de parar labores a causa de la emergencia sanitaria que vivimos, derivada del COVID-19.

De igual modo, Cuen exhortó a los diferentes órdenes de Gobierno apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas (que se mantienen a flote con el ingreso diario), vía acuerdos como condonación de servicios de agua potable, luz, renta y créditos; es el caso de restaurantes, abarrotes, estéticas, tianguis y un largo etcétera.

POR FIN. Una buena noticia, que tanto nos hacía falta: 
En respuesta a la petición que el gobernador Quirino Ordaz Coppel le hizo el 22 de febrero en Culiacán, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, anunció ayer un precio de garantía de 4 mil 150 pesos a la tonelada de maíz.

Tras la buena nueva, Ordaz Coppel afirmó que la decisión es un reconocimiento a los productores sinaloenses y a la lucha que juntos encabezaron ante diferentes instancias federales durante este año y fines del pasado.

Se refirió al encuentro que sostuvo con AMLO hace un mes en la capital sinaloense (durante un desayuno previo a su traslado a Tamazula, Durango), ocasión en la que hubo tiempo de plantearle la comercialización de las seis millones de toneladas de maíz en el estado: «Fue muy productiva la última visita del presidente, pese a que no estuvo aquí en Sinaloa, vino de paso, el haber podido yo platicar con él para que le diera este empujón al precio de garantía del maíz; me dijo que sí, que lo viéramos con Ignacio Ovalle, y así fue, para darle esta certeza a nuestros productores», comentó, en referencia al director general de Seguridad Alimentaria Mexicana, con quien el gobernador se reunió hace días. 

Es en virtud de lo anterior que Quirino consideró este logro como el fruto de un gran trabajo que se hizo meses atrás, cuando en varias ocasiones encabezó él personalmente a productores ante legisladores federales y funcionarios del Gobierno de la República, en aras de exigir un precio justo para el maíz.

«Esto fue un gran paso, el que nos escucharan, que entendieran cuál es la situación real de la agricultura comercial sinaloense, y fueron muchos años que no nos respondieron. No olvidemos los atrasos de Aserca, que fueron tan inciertos, y hoy con esta gran lucha lo que ganamos es el futuro, nos dará mucha certeza para las siguientes negociaciones partiendo de una base muy distinta», afirmó el gobernador. Enhorabuena.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo