Opinión

El momento de la definición para la alianza opositora

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Foto temática.(Cortesía)

Foto temática. | Cortesía

No apta para cardiacos es la presente semana, en que por fin conoceremos el nombre del candidato a gobernador de la alianza PRI-PAN-PRD. La lista de pronto se reduce, pero enseguida aparecen nuevos prospectos que la vuelven a ampliar, en una suerte de quiniela interminable.

Al momento de escribir estas líneas, en el PRI lleva considerable delantera el senador Mario Zamora Gastélum, el único que ha logrado sostener reuniones a los más altos niveles (con los presidentes nacionales de los partidos del frente opositor, por ejemplo), pero además ha crecido en el ánimo del gobernador Quirino Ordaz.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Políticamente ejemplar fue el gesto de Zamora al desmarcarse de aquellos que pretendieron «echarle montón» al gobernador en la sede nacional del PRI (intentona fallida, por cierto), encabezados por Alfredo Villegas Arreola.

Ese es Mario. Tal gesto de lealtad, disciplina y honestidad política lo dibuja de cuerpo entero. Por eso hay que creerle cuando dice:

«Quiero ser el candidato del PRI, del gobernador, de la gran alianza y de los sinaloenses». 

¿FINTA? No obstante lo anterior, tal vez se equivoquen quienes sacan del juego sexenal a Juan Alfonso Mejía López. Esto no se acaba hasta que se acaba, dijera Perogrullo.

Fuentes de credibilidad incuestionable así lo exponen, con un poderoso argumento en mano: la encuesta más reciente de preferencias electorales, que ubica a Mejía en el primer lugar de favoritos para encabezar la alianza Va por Sinaloa como candidato a la gubernatura.

Hablamos de «La encuesta»: esa a la que solo tienen acceso los miembros del círculo rojo y, por tanto, la de mayor margen de precisión.

¿Que si qué pasó con el anuncio de que el candidato sería un militante del PRI? Eso lo dijo Jesús Valdés en un escenario que cambió diametralmente en los días recientes, y recordemos el axioma número uno de este negocio: la política es circunstancial. 

Acá también, como en Big brother, las reglas cambian. 

A JUICIO. La voz del pueblo ha encontrado eco en el diputado Sergio Jacobo Gutiérrez, el actor político que con mayor contundencia ha fustigado el proceder de Emett Soto Grave, presidente municipal de Escuinapa.

En un acto de abuso de poder inaceptable bajo cualquier circunstancia, sobre todo la actual, el alcalde morenista  aprovechó su cargo para «agandallar» vacunas anticovid destinadas a personal médico. 

Semejante acto no puede quedar impune, sentenció Jacobo, al exigir juicio político contra Soto. Como coordinador de la bancada priista, Sergio ya solicitó al Congreso del Estado una investigación a fondo del acto, digno de figurar en la Historia universal de la infamia, de Jorge Luis Borges.

HACERLO POSIBLE. Señora fuera de serie, la más angelada primera dama que hayamos tenido en Sinaloa, pero también la más trabajadora y productiva, Rosy Fuentes de Ordaz sería la protagonista absoluta del presente día, programado para su cuarto informe de labores como presidenta estatal del Sistema DIF.

Anoche, sin embargo, el acto se pospuso por ajustes de agenda. Tendrá lugar el 9 de febrero.

«Juntos lo hicimos posible» es el lema de este cuarto informe de la señora Ordaz, y en efecto, ha tenido grandes aliados: el primero es el pueblo sinaloense, que gravita en torno a ella, en virtud no solo de su encanto personal, sino de la gratitud que genera su obra social. El equipo que lidera es otro aliado; allí la clave es la eficaz directora general del DIF, Connie Zazueta Castro. Y del aliado que usted ya tendrá en mente, ni hablar: nada sería posible sin el apoyo incondicional, absoluto y generoso que tributa a su compañera de vida el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

¡Enhorabuena!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo