Opinión

El termómetro de las redes y la hegemonía de Pucheta

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Fernando Pucheta(Debate)

Fernando Pucheta | Debate

Imposible cerrar esta semana sin una alusión al más vanguardista ejercicio de medición de popularidad de los candidatos a la gubernatura: el que cada martes publica EL DEBATE sobre la evolución de Sergio Torres Félix (Movimiento Ciudadano), Rubén Rocha Moya (Morena-PAS) y Mario Zamora Gastélum (PRI-PAN-PRD) en Facebook, Twitter e Instagram.

Los números revelan que Sergio se mantiene como puntero indiscutible en las dos primeras plataformas (lo siguen 277 mil 500 ‘feisbukeros’ y 16 mil 100 tuiteros), no así en la tercera, donde 9 mil 800 instagramers le dan la delantera a Mario, quien también supera a sus contrincantes en likes y comentarios, a razón de 3 a 1. Recordemos que “Insta” es la red favorita de los jóvenes. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Rocha, por su parte, no encabeza ninguna de las redes en volumen de seguidores, pero es el número uno en interacciones en Facebook (67 mil 700), en virtud de su gusto por ponerse a platicar con sus simpatizantes, responder a todas las preguntas y lanzar una que otra divertida dinámica, sin limitarse a bombardearnos con mensajes políticos y posteos de sus mítines. Costumbre muy suya es, también, subir fotos antiguas de sus primeras luchas en la izquierda, que son la delicia de la actual generación, amante del vintage.

Leer más: ¡El presidente niño!

En tiempos que obligan a prácticas de proselitismo menos presenciales para contener la ola de contagios, la modalidad a distancia juega un rol determinante en la comunicación entre candidatos y electores. De la efectividad en el manejo del streaming y del tino que se obtenga en el contacto vía redes sociales, dependerá en buena medida quién gane y quién pierda el 6 de junio.

EL IRREPETIBLE. Nada más complejo, amigas y amigos, que dar con “el toque” que permita figurar con buenos índices en cualquier red social. Nos referimos a lograrlo de manera orgánica, claro, no pagando promoción; así qué chiste.

He allí la gran victoria de Fernando Pucheta: su éxito en Facebook e Instagram, insuperable a estas alturas, es preludio de su triunfo en los comicios como presidente municipal de Mazatlán.

Ningún político sinaloense, del partido que sea, alcanza a ser ni una pálida sombra de lo que Pucheta significa en el mundo del poder digital, hoy por hoy la mayor vía de influencia en la opinión pública.

No hay una sola transmisión en vivo de Fernando que no se viralice. Muestra contundente de ello fue la transmisión de su inicio de campaña bajo las siglas PRI-PAN-PRD: a las 6:00 horas del domingo (hora y día difíciles), Pucheta era seguido en vivo por más de 9 mil personas, mientras su contrincante más cercano, Guillermo Benítez, de Morena, no pasó de 106 usuarios.

Desde luego que el profesor Fernando Pucheta Sánchez no es un simple influencer más. Es un político con décadas de formación y un profesional del servicio público, que en solo cuatro días de campaña cimbra al electorado mazatleco con los primeros puntos de su plataforma de Gobierno.

Anunció su programa para llevar atención médica al domicilio de las personas de escasos recursos. También asumió el compromiso de tomar las riendas del combate frontal a las adicciones con un centro especializado gratuito que atacará de raíz este drama que afecta a tantas familias.

Leer más: Los nuevos outsourcureros

Además, abrió un micrositio en su página de internet para que cualquier ciudadano consulte sus gastos campaña y refrendó su compromiso con la rendición de cuentas a través de diversos instrumentos al alcance de todos. “La transparencia se aplica, no se cacaraquea”, dijo en su peculiar estilo.

Hasta aquí por hoy, amigas y amigos. Recuerden que esta columna también se publica sábados y domingos. ¡Hasta mañana!

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo