Opinión

Guerra sin cuartel en el Évora: PRI, Morena y PAS se disputan el control

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

PRI, Morena y Pas se disputan el control para las próximas elecciones(Debate)

PRI, Morena y Pas se disputan el control para las próximas elecciones | Debate

El deceso de Carlo Mario Ortiz Sánchez va más allá de la enorme pérdida que significó para quienes lo quisimos y admiramos; ha colocado en una grave crisis a su partido, el Revolucionario Institucional, en relación con el proceso electoral: el finado presidente municipal de Salvador Alvarado tenía el control político de la región del Évora.

Hoy, el PRI depende en esa zona clave del estado de dos mujeres: las alcaldesas Aglaee Montoya (Angostura) y Pier Angely Camacho, cuyo nombramiento para suceder a su esposo en el Palacio Municipal de Guamúchil fue una acertada decisión del gobernador Quirino Ordaz, en aras de mantener viva la presencia de Carlo Mario, amén de los méritos que distinguen a la señora de Ortiz.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Respecto a Aglaee Montoya, ni hablar: es indiscutible la mano firme que, con humanismo y sensibilidad, aplica al dirigir los destinos de su  tierra, donde ha logrado sanear las finanzas del ayuntamiento y desarrollar un programa de obra pública sin precedente, con apoyo del gobernador.

EL AVANCE DE MORENA. Desde luego, allí no acaba todo, y el mediodía del lunes fue revelador: las llamadas «fuerzas vivas» de Mocorito se dieron cita en el edificio del PRI estatal, en Culiacán, donde se dio el relevo de la dirigencia partidista en aquel municipio, hoy a cargo de un popular personaje: Francisco Javier «Chico» López. 

También, de pronto, salió de su ostracismo la querida Maestra Trinita, candidata derrotada (por escaso margen) a presidenta municipal de Mocorito en la pasada elección local: María Trinidad López Lara, quien se asoma a la vida pública de nuevo con la organización de actividades de la Universidad Autónoma de Occidente.

El PRI echa mano de su artillería pesada en el Évora, y esto tiene otra causa, además de la muerte de Carlo Mario: en Mocorito, gobernado por el Partido Sinaloense con Guillermo Galindo, se mueve con fuerza una de las principales células electorales de Rubén Rocha Moya. Apellidos emblemáticos como los Avilés Ochoa ya se han pronunciado por el senador para la gubernatura, mientras que no deja de preocupar al PRI la presunta alianza que ya tendría amplio avance entre Morena y el PAS. La «foto pal feis» de Melesio Cuen y Rubén Rocha sigue causando escozor en el priismo. 

De manera, pues, que no todo es Coahuila e Hidalgo. En Sinaloa se manifiestan variables locales que al final serán definitorias del resultado en las urnas.

Si al fenómeno del Évora agregamos el de la zona serrana, que por el origen badiraguatense de Rocha y de Cuen tendría ganada de antemano esa posible coalición, el panorama para el PRI se antoja complicado.

Lo sabe Quirino, cuyo sigilo como principal operador político del PRI vuelve impredecibles sus movimientos, lo cual también genera nervios en el morenismo. Y esto apenas comienza. 

GOBERNADOR GESTOR. A propósito del mandatario estatal, ayer estuvo en la Ciudad de México, pero no para reunirse con el líder nacional del PAN, Marko Cortés, como se publicó en algunas columnas, sino para dar seguimiento a sus gestiones ante la Secretaría de Hacienda en favor del agro y la pesca sinaloenses. Existe buena relación entre Quirino y Marko, es verdad: fueron compañeros de cámara como diputados federales, pero de eso a una reunión privada, hay diferencia.

OPTIMISMO ZAMORISTA. Quien sí se reunió con un líder partidista nacional, pero el del PRI, fue el senador Mario Zamora Gastélum. Quedó demostrada la cercanía entre el sinaloense y Alejandro «Alito» Moreno, el personaje político de moda al que todos quieren ver y pocos logran acceder; uno de ellos, su amigo mochitense quien hoy, más que nunca, insiste en su frase proverbial: «Lo mejor está por venir».

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo