Opinión

La política o el arte de construir acuerdos; Lorena Pérez pone la muestra

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

El éxito de las concentraciones del 15 de septiembre, la alegría popular y el poder de convocatoria son factores relevantes. Otros éxitos, de orden estrictamente político, se lograron también en el marco de esa noche y, aunque hay varios confirmados, hoy daremos inicio con uno, a manera de botón de muestra.

Tenía que ser en Badiraguato, gobernado por una de las mujeres con mayor talento político que hayamos conocido: María Lorena Pérez Olivas.

Pertenece a esa pléyade de políticos que saben negociar, creen en el principio de ganar-ganar, en la mutua generosidad de los acuerdos, en los consensos y en el valor de la palabra. Hoy, en que la moda entre los hombres de la polaca es faltar a su palabra, bien valiera la pena que tomaran ejemplo de una mujer: Lorena Pérez.

El domingo, esplendorosa como suele verse (una de las mujeres mejor vestidas de Sinaloa, y la única que no gasta millonadas en lograrlo, sino que se vale de su buen gusto), la alcaldesa Pérez Olivas encabezó una concurrida cuanto lucida ceremonia del Grito de Independencia en la plaza central de Badiraguato y, a continuación, departió con los invitados, entre quienes había gente de todos los partidos y de las distintas corrientes del PRI.

En varias de las fotografías, por ejemplo, la presidenta aparece abrazada de la diputada Lupita Iribe y del antecesor de Lorena en la alcaldía, Mario Valenzuela. 

Por años, la chismografía de pasillo ha ubicado a la pareja Valenzuela-Iribe como férrea enemiga de Pérez Olivas. Lo que vimos el domingo desmiente tal leyenda, una de las muchas que rodean a los personajes en el candelero.

Ahora bien: si tal rivalidad fue real en otro tiempo, la habilidad política de la presidenta Lorena Pérez y la buena disposición de Mario y Lupita han logrado trascender el mal momento.

Inteligentes los tres, saben que el momento llama a unir esfuerzos, como bien lo ha dicho el gobernador Quirino Ordaz.

Por lo pronto, el Ayuntamiento de Badiraguato que preside Pérez Olivas ha dado vuelta a la pagina y ya inició la rehabilitación de calles para la realización de uno de los grandes eventos del año para los fieles al turismo campirano: la gran Cabalgata Surutato 2019. ¡Espere noticias!

SI LA ENVIDIA FUERA TIÑA. El comentario de ayer sobre Fernando Pucheta y la manera en que, solito, recorre el estado en camión de pasajeros para grabar videos y realizar gestiones en bien vía su fundación Una Mano Amiga nos deja un sabor de decepción acerca de cierta clase de sinaloenses: aquellos que no toleran el éxito ajeno.

«Nuestra envidia dura siempre más que la dicha de aquellos que envidiamos», sentencia una frase célebre al respecto. Otro asegura: «Quien no es envidiado, no es digno de serlo».

Bien dicen que la envidia es un homenaje. Despertarla en los demás significa la mejor prueba de que uno ya alcanzó cierto nivel de éxito.

Seguimos ayer, junto con decenas de miles de viewers, el Facebook Live de Fernando Pucheta en el malecón mazatleco, rodeado de la alegría de la gente, los comentarios de gratitud nunca dejaron de llenar la pantalla, los likes, los corazones, ya sabe usted...

En cambio, en los espacios de oscuridad que facilita Facebook, comentarios maliciosos y llenos de falsedades, provenientes de cuentas falsas, le daban a Pucheta hasta por debajo de la lengua.

Cosa que a él ni le va ni le viene; sabe que así es la naturaleza humana y agrega que esto no es nada comparado con lo que sucede en meses electorales; por fortuna falta mucho para eso.

Ayer en las redes surgió el  falso rumor de que Pucheta organizaba una «marcha anti-AMLO».

Bastó que Fernando diera la cara en su video para echar abajo la perversa campaña: «Si al presidente le va bien, al gobernador le va bien y, por tanto, a todos los sinaloenses y los mexicanos», afirmó.

Así se hace, así se trabaja y así se alcanza el éxito. No le busquen tres pies al gato.