Opinión

Rosa Elena Millán, la presidenta que, justo hoy, necesita Culiacán

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Rosa Elena Millán(Foto: El Debate)

Rosa Elena Millán | Foto: El Debate

Ni los hombres ni las mujeres con los cargos públicos de mayor lucimiento político y social consiguen la exposición pública que Rosa Elena Millán Bueno, desde la dirección estatal del Registro Público de la Propiedad, ha logrado en popularidad, trabajo, eficacia y socialización de los servicios que esta dependencia ofrece.

Rouss ha sido diputada federal, la primera mujer titular del Poder Legislativo y secretaria de la estratégica Secretaría de Desarrollo Social, y como presidenta del PRI devolvió Sinaloa a su partido, al operar el triunfo contundente de Quirino Ordaz como gobernador del estado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

«La quiero mucho», nos ha dicho Quirino, que no suele expresarse así de sus colaboradores, pero además la reconoce como uno de los cuadros eminentes de su partido, una de las figuras de más elevada categoría política que tiene Sinaloa. Con un plus: le ha demostrado, con hechos, lealtad a toda prueba.

En otros sexenios, REM fue invitada a ocupar cargos inferiores al states que con tanto esfuerzo se ha forjado, solita, sin padrinos ni madrinas políticos. Prefirió, por dignidad, quedarse en la banca un año (entre el término de su diputación local y la diputación federal) antes que acepar algo que no correspondía a su nivel político. 

Hoy es diferente. Sabe que con Quirino, donde la necesite, estará bien porque es donde la necesita: desde la Secretaría estelar del gabinete hasta el Seguro Popular o la segunda fórmula por la senaduría en aras de un propósito mayor; aprovechar su inmenso capital electoral para alcanzar, si no el triunfo (el fenómeno AMLO era ya irreversible), sí la tercera mayoría, que se logró, aunque el escaño no fuera ocupado por ella, sino por su compañero de primera fórmula, Mario Zamora. Los cargos, las sillas, la vanidad pasan a segundo término en el ideario de REM: lo importante es la causa y la meta de logros mayores.

La fortaleza que define la personalidad pública de Rouss es auténtica, en cualquier terreno, pero el cariño que le brinda a la gente, donde se pare, no es pose: tiene una parte profundamente tierna, amorosa, que sabe transmitir a los demás, a menos que esté en tribuna, en un podio o en una negociación política. Posee, en cualquiera de los casos, una capacidad de convencimiento que le da su vocación por los acuerdos, los consensos y una característica proverbial: saber escuchar y respetar las opiniones distintas a la suya.

Desde su debut como diputada local, a principios de los 90, jovencita, dio muestra de su capacidad innata para la tribuna, que lograba incendiar con sus intervenciones a la hora de debatir contra diputados de otros partidos; invariablemente, aquella muchachita de aspecto inocente, pero de potente discurso y conocimiento del oficio parlamentario, lograba ganar la discusión que fuera.

Los reporteros que cubríamos la fuente legislativos, a veces distraídos o aburridos con los largos discursos, huecos y llenos de clichés, despertábamos del letargo cuando la veíamos encaminarse a la tribuna, siempre erguida y con una seguridad que ni los más experimentados mostraban. “¡Hey, plebes, despierten, va a hablar la Rosa Elena!”, era la voz de alerta, porque REM era garantía de una buena nota.

Quién lo hubiera dicho: apenas meses atrás, aquella chica del rancho San Diego, cerca de Eldorado, que ganó su campaña sin dinero, sin pendones, sin actos masivos y sin padrino, convenció a los electores tocando casa por casa, convenció a los electores porque la conocían, sabían que ella sí era una de ellos, hasta antes de ser diputada, toda su vida viajó en transporte público, estudió en escuelas públicas, trabajó de dependiente, conoció las carencias en carne propia, y eso nunca lo ha olvidado. A la fecha, sigue yendo a San Diego todos los fines de semana, apegada a sus raíces, a su familia, a su ADN, a sus valores primarios, a su esencia.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo