Opinión

Se comprueban irregularidades de morenistas con recursos del Congreso

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Aspectos de una sesión en el Congreso del Estado de Sinaloa previo a la pandemia.(Foto temática El Debate)

Aspectos de una sesión en el Congreso del Estado de Sinaloa previo a la pandemia. | Foto temática El Debate

Si los números no mienten, EL DEBATE menos: ayer, en la edición impresa de este diario, se reveló que, de un millón 344 mil pesos que el grupo parlamentario de Morena está obligado a transparentar en el Congreso del Estado, solo comprobó 219 mil 426 pesos.

Una escrupulosa investigación periodística con base en datos oficiales del propio Congreso arroja manejos dudosos por parte de la fracción mayoritaria, amén de una serie de gastos cuestionables que facturó la bancada del PT, aliada de Morena: bóxeres, jeans, camisas, embutidos, jarabe infantil y despensas en supermercados, entre un largo etcétera.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Se confirma, pues, con documentos y datos duros, lo que ya venían acusando el grupo parlamentario del PRI y la asociación Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia: irregularidades y opacidad en el gasto de los apoyos que reciben, sobre todo, los diputados que integran la mayoría en la Cámara local. Gasto que, de acuerdo con la normatividad vigente, debe orientarse a actividades legislativas, no a gestoría ni a necesidades personales ni partidistas. Ojo con esto último: 

«¿COINCIDENCIA? NO LO CREO». Desde mediados de febrero pasado, el senador Rubén Rocha Moya echó a andar una estructura formal en todo el estado para promover su nombre, trabajo y figura política, con miras a concretar su ambición de ser gobernador el año próximo. Con Feliciano Castro como coordinador general, la red es encabezada en el norte de la entidad por el universitario Lucio Tarín; en el centro por el diputado local Marco Antonio Zazueta (presidente de la Comisión de Fiscalización); y en el sur por la diputada federal Olegaria Carrasco. Al menos otras tres diputadas locales del grupo en el poder forman parte de este intenso trabajo proselitista: la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Graciela Domínguez,  y las legisladoras mazatlecas Alma Rosa Garzón y Flor Emilia Guerra. 

Así lo dimos a conocer en este espacio el 19 de marzo. Usted puede consultar la columna en internet con el título «Rubén Rocha ya echó a andar su estructura para ser gobernador». 

Ahora que, para acceder al reportaje sobre las finanzas de las bancadas legislativas publicado ayer en estas páginas, googlee «Falta transparencia en millones de pesos gastados por diputados de Sinaloa». No se pierda, por cierto, la segunda parte de este trabajo periodístico, a publicarse este día.

OPERACIÓN ROCHA. La pregunta es: ¿de dónde sale el dinero para sostener toda una estructura electoral que, como sabemos, es onerosa? A la luz de las irregularidades ya documentadas del grupo parlamentario de Morena, puede ser que la interrogante esté resuelta. 

No sería la primera vez que un proyecto político es solventado con dinero público, pero ello no le resta su carácter ilegal. 

Por lo demás, se trata de prácticas que por décadas los partidos de izquierda, cuando fueron oposición, criticaron al PRI y al PAN. Hoy que llegan al poder, aquellos políticos incendiarios hacen exactamente lo mismo que sus históricas antípodas.

¿De qué nos sirvió entonces, a los ciudadanos, el tsunami amloísta del 2016, que colocó en el poder a personajes como Rocha y Domínguez?

Para nadie es un secreto que el senador ha convertido al Congreso en un teatrino, donde él, hábil marionetista, controla a su antojo los hilos que mueven a la presidenta de la Jucopo y a un muy bien identificado grupo de diputados que se caracterizan por decir «no» a todo y rechazar, sin argumentos válidos, las cuentas públicas de todas las instituciones del estado. 

Se trata, por lo visto, de impulsar, desde el Poder Legislativo, una campaña de denostación de los Gobiernos priistas, básicamente el estatal. 

Y todo aparato de operación política requiere de dinero, mucho dinero... Si es de nuestros impuestos, para ellos mejor.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo