Opinión

Sinaloa, paraíso crediticio para invertir, coinciden calificadoras

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

En tiempos de incertidumbre financiera para México, la noticia es una bocanada de aire fresco para nuestro estado: las tres principales firmas internacionales especializadas en medir riesgos crediticios coincidieron en ubicar a Sinaloa como el estado mejor calificado. 

Hablamos de las agencias Fitch, Moody’s y Standard and Poor’s, los consorcios globales que determinan la capacidad de crédito de las entidades públicas y privadas en el mundo.

El hecho de que las tres firmas coloquen a Sinaloa en el lugar número uno es una victoria financiera para la Administración de Quirino Ordaz Coppel que ninguno de sus antecesores había alcanzado, en tiempos adversos para la economía en la esfera nacional.

Hace un mes apenas, las mismas tres grandes calificadoras disminuyeron la perspectiva de deuda del Gobierno federal y de Pemex.

El secretario de Administración y Finanzas del Gobierno del Estado, Carlos Ortega Carricarte, explicó que, entre los factores que destacan las calificadoras para otorgar su calificación, sobresalen: crecimiento de los ingresos propios, disciplina financiera, bajo nivel de endeudamiento y una sólida inversión pública.

REALIDAD. El tesorero estatal fue claro: la inversión pública proveniente del Gobierno de la República se desplomó.

Mientras que el presupuesto federal del 2018 contempló 2 mil millones de pesos para inversión pública, en 2019 disminuyó a 10 millones. Resultado: «Buena parte de la inversión que hacemos en el estado con recurso federal no lo estamos recibiendo».

Ortega hizo referencia a la cancelación del Ramo 23, mediante el cual el estado recibía recursos adicionales a lo largo del año; en 2018 Sinaloa obtuvo 8 mil millones de pesos por este y otros conceptos como ingresos propios, pero de enero a junio de este año solo se han recibido 287 millones del Gobierno federal.

Otro dato que mencionó el titular de la SAF es que la SHCP aprobó el año pasado alrededor de 600 proyectos para Sinaloa, pero a la fecha solo se han autorizado tres: las obras de infraestructura hidráulica del dren Urías, en Mazatlán; y los drenes Bacurimí y Adolfo López Mateos, ambos en Culiacán, que totalizan 289 millones de pesos provenientes del Fondo Metropolitano.

EL FACTOR QOC. Ya lo sabemos: Quirino no es hombre que se quede cruzado de brazos ante la adversidad.

El tesorero estatal relató que, para hacer frente a tal situación, en lo que va de este año se han incrementado los ingresos propios en un 4.5 por ciento, lo que contrasta con la caída en el Fondo Federal de Participaciones.

Una de estas medidas radica mayor fiscalización a las empresas y personas físicas en coordinación con el Sistema de Administración Tributaria, lo cual ha permitido que, desde el 2017, Sinaloa ha sido la entidad número uno a nivel nacional en obtener mayor recaudación de esta fuente de recursos; ha representado más de mil millones de pesos adicionales para hacer frente a las necesidades financieras del estado.

«Esta situación ha permitido que, pese al entorno nacional, los mercados financieros y las empresas calificadoras de crédito vean al estado favorablemente», subrayó Ortega Carricarte, y expuso un ejemplo reciente que lo comprueba: la semana pasada se adjudicó una licitación pública de un crédito de corto plazo por 500 millones de pesos, a la cual acudieron seis bancos nacionales. Los ganadores fueron Scotiabank, con 400 millones de pesos, y Banamex, con los restantes 100 millones, ambos otorgando una tasa preferencial de TIIIE + .29 puntos, que es la más baja que se otorga a los Gobiernos.

Es así, amigas y amigos, como un hábil manejo de las finanzas públicas logra sacar adelante a un estado como el nuestro, aun en medio del desasosiego que en materia económica enfrenta el país. ¿Dudas? Pregúntele a un especialista. Quirino Ordaz, por ejemplo.