Selecciona tu región
Opinión

Alfredo Higuera Bernal: un paso al frente con estilo sinaloense

EL ANCLA

Por Luis Enrique Ramírez

-

Volvió a saltar al ruedo el más docto jurista entre los jóvenes sinaloenses que brillan en el servicio público nacional: el licenciado y maestro en derecho por la UAS Alfredo Higuera Bernal. Como titular de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (Femdo), el nativo de Estación Colorada, comunidad de Culiacancito, ha hecho gala, a lo largo de los últimos días, de su habilidad para explicar a la opinión pública, de modo comprensible, hasta las más polémicas acciones en materia de procuración de justicia.

Desde el jueves pasado, de cara a la ciudadanía y por medio de una serie de entrevistas en medios nacionales, Higuera desata los hilos de la madeja en la investigación penal contra integrantes del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico de Conacyt, por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. El sinaloense logra, así, echar abajo la estrategia de victimización de las 31 personas indiciadas que, aclara puntualmente por nombre y cargo, no son todos científicos ni académicos; en el grupo van también abogados y personal administrativo. Hoy queda claro que no se trata de ninguna persecución contra la comunidad científica ni de un atropello al sector académico. “Es un tema de mal manejo de recursos. A fin de cuentas, son servidores públicos que recurrieron a vías de ilegalidad”.

La operación del Fondo en las tareas que le dieron origen es legal; no lo es, en cambio, que estas 31 personas lo hayan convertido en un ente privado (una asociación civil) que ha direccionado de manera irregular 250 millones de pesos para gastos suntuarios y hasta la compra de un inmueble de lujo en Coyoacán, que queda como propiedad de ellos, no de la institución. Lejos de explicar la procedencia de esos recursos, los involucrados desataron una campaña de desinformación que logró “pegar” por antecedentes de tipo político que ellos supieron aprovechar para influir en la opinión pública bajo una falsa narrativa de persecución.

La entrada en escena de Alfredo Higuera Bernal ha cambiado de tajo la percepción pública sobre tan espinoso proceso. No es la primera vez que Higuera logra tirar máscaras y poner las cartas sobre la mesa en asuntos delicados. La confianza que genera su figura y su intachable historial (personal, profesional y en el servicio público) le ha valido aclarar, con transparencia, innumerables temas de interés general. Alfredo Higuera es un ejemplo de superación, por su humilde origen y también por su trayectoria en la administración pública. Empezó desde abajo en las áreas de procuración de justicia; en 1999 alcanzó su primer cargo importante: director estatal de Averiguaciones Previas; luego fue ascendido a subprocurador, primero de la zona sur y luego de la del centro, más tarde encabezó el Consejo Estatal de Seguridad Pública, hasta que en 2008 fue nombrado procurador de Justicia de Sinaloa, donde permaneció hasta 2010. En 2011 su talento lo llevó a la Ciudad de México, para dirigir la Coordinación de Asesores del Procurador; luego fue director general de Control de Averiguaciones Previas y coordinador general de Investigación en la PGR. En junio de 2016, dos años después de los hechos ocurridos en el estado de Guerrero, donde desaparecieron 45 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa (cuyo séptimo aniversario se cumple hoy), Higuera fue designado titular de la Unidad Especial para la Investigación del Caso Iguala, donde permaneció hasta julio de 2019.

Algo debió hacer bien, pues en esa fecha el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, lo nombró en el cargo que hoy ocupa y donde se reafirma como un orgullo para los sinaloenses.

Síguenos en

Temas

Más sobre este tema