Selecciona tu región
Opinión

Mes Naranja, extendido en todo Sinaloa

EL ANCLA

Por Luis Enrique Ramírez

-
audima

Tenía que ser en Batequitas, como forma de honrar la herencia de lucha social paterna, donde la doctora Eneyda Rocha Ruiz echara a andar, ayer, el programa bandera del Sistema DIF estatal que preside: Brigadas del Bienestar.

Justo el 1 de diciembre, para llevar ayuda a las familias más necesitadas. “Día grande”, diría la profesora Socorro Ruiz de Rocha para señalar las fechas importantes en la familia que formó junto al hoy gobernador Rubén Rocha Moya.

En la cancha principal del pueblo que vio nacer a su padre, Eneyda y su equipo iniciaron estas brigadas que contemplan una amplia gama de servicios gratuitos: consultas psicológicas, dentistas, anteojos, despensas, colchones, cirugías de cataratas, entre otros.

EL PERFIL EXACTO. El último día de noviembre, Mes Naranja contra la Violencia de Género, el Supremo Tribunal de Justicia dio un salto cualitativo en la materia al inaugurar la Unidad para los Derechos Humanos e Igualdad de Género del Poder Judicial.

Imposible dejar de advertir la puntual celeridad con que Sinaloa entero, desde la raíz de sus estructuras e instituciones, se transforma en aras de una evolución cultural en pro de la igualdad.

El propósito, detalló el presidente del STJE, Ricardo López Chávez: “consolidar una cultura democrática, orientada por valores de equidad y pluralismo”.

El compromiso se cumple no solo con la creación de la Unidad, sino con el perfil exacto para encabezarla: la abogada y maestra en derecho Mariana Melisa Ochoa del Toro, joven con extensa trayectoria en temas de género como activista y como jurista.

El acto fue avalado con su presencia por la maestra Sara Bruna Quiñónez, fiscal general de Sinaloa; la magistrada Gloria María Zazueta Tirado; la titular de la Secretaría dd las Mujeres, Teresa Guerra Ochoa; las subsecretarias de Semujeres, Rosa Elena Millán y Conzuelo Gutiérrez; así como el doctor José Carlos Álvarez Ortega, presidente de la CEDH de Sinaloa.

La doctora Guerra destacó la importancia de esta nueva figura, revisora de la impartición de justicia con perspectiva de género. Dio un dato revelador:

Por violencia familiar, en 2005 se abrieron 450 carpetas de investigación, mientras que en el presente año van más de 3 mil 700. Más del 90 por ciento de estas denuncias son presentadas por mujeres que se atreven a romper el silencio y requieren de una instancia especializada como la que acaba de crearse.

Sobresale, aquí, el perfil idóneo de quien preside la unidad: Mariana Ochoa del Toro, nacida en Culiacán, pero con algunos años de residencia en Guadalajara, a partir de que inició sus estudios superiores. Fue titular del Área de Transparencia en Consejo de Judicatura del Estado de Jalisco, encargada de Equidad de Género en la organización Iniciativa Educando Abogados en México A.C., coordinadora de las Redes de Empoderamiento de Fojal (Fondo Jalisco) y, de enero a octubre de este año, coordinadora de proyectos de la Conavim (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres) en lo que fuera el Instituto Sinaloense de las Mujeres.

ALZAR LA VOZ. Lo dicho: la doctora Tere Guerra puso el acento ayer en Mazatlán, junto con las subsecretarias Rosa Elena Millán y Conzuelo Gutiérrez, tras un encuentro de coordinación con las titulares de los Institutos de la Mujer del sur de la entidad.

La titular de la Secretaría de las Mujeres aclaró que el trabajo que realizan, lejos del romanticismo, el privilegio y el aplauso, es una responsabilidad para dar resultados, y por eso trabajan en todas las vertientes, “pero tampoco nos pidan que en 30 días tengamos un cambio tan vertiginoso”, puntualizó. ¡Enhorabuena, mujeres!

Síguenos en

Temas