Selecciona tu región
Opinión

Zamora: la evolución de un hombre formado para gobernar

EL ANCLA

Por Luis Enrique Ramírez

-

En 2007, cuando Mario Zamora debutaba como diputado local, tras ganar el distrito 04 de Ahome, Juan S. Millán sugirió al columnista: "No le pierdas la pista a ese muchacho, porque un día va a ser gobernador".

Su carácter visionario lo vuelve el hombre de mayor sabiduría política en el estado, pero Millán posee, además, un rasgo infrecuente: la precisión verbal. Dice lo justo, ni una palabra de más, ni una de menos, sin equivocarse.

Aquella vez argumentó así su vaticinio: "Mario es el mejor político de su generación".

Arriesgado juicio en ese momento: Mario Zamora era integrante de la legislatura estatal más brillante de las últimas décadas: la 59, una auténtica constelación desde la bancada partidista que se le observara: por el PRI, Diva Gastélum, Gloria Himelda Félix, Sergio Torres, Jesús Valdés, Joaquín Vega, Irma Tirado, Ricardo Hernández, Evelio Plata y el líder de la Cámara, Javier Luna Beltrán; por el PAN, Yudit del Rincón, Adolfo Beltrán, Alejandro Higuera y Sadol Osorio; por el PRD, Graciela Domínguez y Juan Figueroa, por mencionar algunos.

En medio de 40 estrellas parlamentarias, logró brillar aquel joven al que todos llamaban «Marito»: dejaba de ser un veinteañero al alcanzar su primer cargo de representación popular.

Leer más: Quién es Mario Zamora; conoce la vida del precandidato del PRI por la gubernatura de Sinaloa

Se ganó a pulso la presidencia de una comisión clave, la de Hacienda; destacó como tribuno y se volvió mediático por un acto de congruencia insólito en un partido como el PRI: fue el primer político de Sinaloa en hacer pública su declaración patrimonial, en tiempos en que la ley no lo requería. Tan temeraria decisión le ganó animadversiones en el medio político, pues sin quererlo exhibió a aquellos que no siguieron su ejemplo de transparencia, pero se ganó el respeto de la ciudadanía y abonó el terreno para legislar en la materia, hasta lograr lo que ahora es una obligación de todos los servidores públicos.

Hoy, que Mario Zamora abandera una alianza multipartidista en pos de la gubernatura del estado, resulta tentador albergar la idea de que tal vez el próximo 6 de junio Juan Millán pueda decir, como el poeta Octavio Paz: «La historia me dio la razón».

EL QUÍMICO DEL PRI. Este fin de semana acumulamos información suficiente para afirmar que Jesús Valdés es, para Mario Zamora, lo mismo que Luis Guillermo Benítez es para Rubén Rocha. Llámele «caballo de Troya», «fuego amigo» o «enemigo en casa»: los hechos hablan, porque las palabras se las lleva el viento.

La guerra que en redes sociales libran los simpatizantes de Chuy en contra de Mario, el intento de un grupo de ellos de sabotear el acto de registro al «sellar» las puertas del PRI y el descarado intento de ganar el «aplausómetro» en favor de Valdés durante el acto quedan allí, documentados, en espera de que se tomen medidas emergentes para que no vuelva a ocurrir lo que en 2018, cuando el coordinador estatal de la campaña presidencial de José Antonio Meade, Jesús Aguilar Padilla, fungió soterradamente como el operador número uno de ¡Andrés Manuel López Obrador!

Urge la salida de Jesús Valdés del CDE del PRI. ¿Adónde iría? Complicada misión: el precandidato a la gubernatura de Movimiento Ciudadano, Sergio Torres, anuncia que continuará con la publicación de «los expedientes de corrupción de Jesús Valdés» y ya interpuso la primera demanda en su contra ante la Fiscalía General de la República. Si para este momento Chuy ya se volvió impresentable, parece que viene lo peor.

Leer más: Desde diciembre, la decisión era Mario Zamora

SE PASAN. Lastimó al panismo la imposición priista de Héctor Orrantia en el distrito local 15 de Culiacán, pactado para Acción Nacional, que ya hasta candidato tenía: Sadol Osorio Porras.

Anoche seguían las negociaciones para operar un cambio de género en el distrito 13, en aras de asignarlo a Sadol y, por tanto, al PAN.

En espera de que el tema se solucione, no está de más un consejo al PRI: no empiecen...

Síguenos en
Más sobre este tema