Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Luz barata, ¿falacia?

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

De nuevo la Comisión Federal de Electricidad autorizó el subsidio a la tarifa de energía eléctrica para Sinaloa y, mediante un convenio con el gobernador, Mario López Valdez, se formalizó el compromiso de abaratar el servicio en beneficio de poco más de medio millón de usuarios.

En un acto para la foto, Enrique Ochoa Reza y el mandatario estatal anunciaron lo que de unos años a la fecha, por ser considerada la entidad con temperatura ambiente alta, que eleva sustancialmente el consumo, el gobierno federal ha venido concediendo con el supuesto propósito de que los usuarios paguen menos.

Aparentemente el subsidio a la energía eléctrica durante los meses de verano hace que aun cuando se gasta más luz, por la operación de los aparatos de refrigeración, los usuarios prácticamente vienen pagando lo mismo que en invierno, si no es que menos.

Arguyen las autoridades que si el gobierno federal no absolviera el financiamiento de un alto porcentaje del consumo que se hace en la temporada de calor, para la mayoría de los usuarios resultaría sumamente oneroso poner a funcionar sus aparatos de aire acondicionado.

Entonces, considerando que la refrigeración en casa habitación, más que un lujo, es una necesidad para prevenir, entre otras cosas, problemas de salud y dar una mejor calidad de vida a los consumidores, la federación decretó, de forma generalizada y sin excepción de estatus económico, la aplicación de la tarifa 1-F, que es la más barata.

Si bien es cierto en el papel y en los discursos la propaganda gubernamental establece el abaratamiento de la energía durante los meses de calor, evidentemente los usuarios, que son los que pagan puntualmente, no tienen la misma opinión.

De hecho, aunque el gasto de energía durante verano es mucho mayor, lo lógico sería que los recibos durante ese periodo, gracias al subsidio, si bien sus montos no se redujeran, deberían ser en la misma proporción a los de invierno.

Sin embargo, por las quejas e inconformidades de los consumidores, los anuncios oficiales son una mentira, porque incluso antes de entrar en su etapa fuerte el calor, los recibos del último mes sufrieron un incremento desproporcionado en relación al inmediato anterior.