Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

MIKTA

En la Ciudad de México se lleva a cabo hoy lunes una reunión de un inusual grupo, el MIKTA, cuyas siglas seguramente no le dicen mucho. Los cancilleres de México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia analizan de qué manera sumar sus respectivas influencias y pesos específicos para incidir conjuntamente, y no de manera individual, en el escenario internacional.

Estas naciones han optado por una vía que me parece interesante: buscar primero qué es lo que realmente pueden hacer más allá de las muchas coincidencias que tienen entre sí. Otros grupos se forman por decreto, por necesidad, por eliminación. En este caso los MIKTAs buscan integrarse, si es que lo llegan a hacer, por convicción.

Las cinco son, todas, democracias consolidadas, con economías y mercados abiertos, niveles más que aceptables de desempeño económico, y una extensión y/o población que las coloca entre las 20 más grandes del mundo. Sus niveles de crecimiento son, por mucho, superiores al promedio de las famosas BRIC y están en un punto que muchos analistas independientes consideran de despegue.

Son integrantes del G-20, pero no se sienten plenamente representadas en un grupo que está claramente dominado por el G-7 que antes era el G-8. Son, también, potencias regionales, o intermedias.

México es un interlocutor único entre América del Norte y del Centro y Sur, además de ser uno de los campeones del libre comercio en la región. Su incorporación al TLCAN hace dos décadas cambió el rostro de Norteamérica.

Indonesia es la cuarta nación más poblada del mundo, y la más grande de mayoría musulmana. Un ícono de la lucha anticolonial y de una exitosa transición hacia una democracia laica, su economía tiene un desempeño excepcional. La diversidad étnica le plantea retos importantes hacia el futuro.

Corea del Sur tiene bastante de que preocuparse con su incomodo e impredecible vecino del norte, pero se ha enfocado en el desarrollo económico y educativo y es un factor clave para el crecimiento y la estabilidad de una región donde el peso y las rivalidades de China y Japón a veces opacan todo lo demás.

Turquía atraviesa momentos difíciles por la inestabilidad política, los recientes escándalos y por el profundo dilema de la coexistencia entre el tradicional laicismo del estado y la vocación religiosa de buena parte de la población y del actual gobierno. En términos de ubicación geográfica es el más complejo de los 5, pues colinda lo mismo con Europa, a la que aspira a unirse, que con Irán, Iraq y Siria.

Australia es isla, continente, potencia económica y comercial, aliado militar de EU, y el más prospero de los 5. Es, de los cinco, el que más migrantes recibe, y el de mayor índice de desarrollo humano, pero su tamaño y su prosperidad no se han visto reflejadas en presencia en el mundo. No tiene (al igual que los otros MIKTA) un espacio propio donde hacer valer su peso e influir en los grandes temas de la agenda internacional.

Son muchos y muy diversos los temas en que estos países pueden ayudar a redefinir los términos del debate, y muchas votaciones en organismos internacionales en que sus votos, y los que puedan llevar consigo, resultarían determinantes.

A diferencia de las grandes potencias, de las agrupaciones regionales o de otras como los BRICs a las que definen tanto o más sus filias y fobias, los MIKTA son suficientemente diversos y tienen posturas tan plurales que pueden aportar una sana variedad y apertura. Los unen ciertos principios y prácticas, pero ningún dogma ni obligación.

Esos son los clubes a los que hay que pertenecer. Falta ver si los 5 son capaces de encontrarle la cuadratura al circulo de mantener esa frescura y receptividad. Tienen el tamaño, la influencia y la ubicación, cada uno, para lograrlo.

[email protected]