Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

MITRE y Arup proyectan ampliación del aeropuerto y consorcio constructor mexicano

TIEMPO DE NEGOCIOS

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes deberá tener listo el proyecto de la ampliación del aeropuerto de la Ciudad de México al cierre del primer semestre del año.

La dependencia que comanda Gerardo Ruiz Esparza encomendó el análisis a dos firmas internacionales: la estadounidense MITRE y la inglesa Arup.

La primera surgió en los laboratorios de computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts y al paso del tiempo se ganó la reputación internacional por su excelencia técnica e innovación para las agencias militares y civiles.

A MITRE se le reconoce sus logros en materia de aviación, la defensa y la seguridad cibernética, entre otras disciplinas. Para el caso del aeropuerto ha sido un constante consultor en los últimos sexenios, desde Ernesto Zedillo hasta Felipe Calderón.

Por lo que hace a Arup, se trata de una firma internacional de consultores, ingenieros y diseñadores que ofrece una amplia gama de servicios profesionales en todo el mundo. La firma está atrás de grandes proyectos de ingeniería civil, energía, agua y transporte.

Sobre las dos recaen los proyectos de ingeniería y arquitectónicos de este desarrollo que se levantaría sobre un terreno de unas siete mil hectáreas en la zona de Texcoco y que pudiera incluir de cuatro a seis pistas para efectuar varios despegues y aterrizajes simultáneos.

Por lo que se conoce, el presidente Enrique Peña Nieto ha instruido a sus colaboradores que las constructoras mexicanas mantengan el liderazgo de esta obra, que podría significar inversiones de hasta 10 mil millones de dólares. Para ello se ha pedido la creación de un consorcio.

La misma SCT se está empezando a coordinar con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, que preside Luis Zárate, para identificar constructoras de acuerdo a áreas de especialidades. Hay por lo menos 10 grupos que ya se barajan en una lista preliminar.

Apunte a ICA de Bernardo Quintana, IDEAL de Carlos Slim, Teya de Juan Armando Hinojosa, GIA de Hipólito Gerard, Prodemex de Olegario Vázquez Raña, La Peninsular de Carlos Hank Rohn, Tradeco de Federico Martínez y Marhnos de Nicolás Mariscal.

Existe un comité encargado del proyecto. Es encabezado por el ex gobernador de Hidalgo, Manuel Angel Núñez Soto, y lo asesoran el ex director de la CFE Alfredo Elías Ayub, el ex subsecretario de Transportes Aarón Dychter y el ex director del Fonadin Federico Patiño.

FUNO por más

Apenas Fibra UNO volvió a dar un campanazo tras colocar deuda a un plazo de 30 años. Fueron 400 millones de dólares, más un tranche de otros 600 millones que se emitió a diez años. Con ello el fideicomiso de Moisés El-Man entra al selecto grupo de empresas mexicanas que consiguen esa ventana de tan largo plazo. Apunte ahí a Femsa y Coca-Cola Femsa de José Antonio Fernández Carvajal, Grupo México de Germán Larrea, Televisa de Emilio Azcárraga, América Móvil de Carlos Slim y Mexichem de Antonio del Valle. Ahora mismo el fideicomiso que dirige Gonzalo Robina está negociando la compra de tres nuevos paquetes de propiedades. Una tiene que ver con 15 centros comerciales de Prudential, que recién asumió Ezequiel Rodríguez.

Quieren a ARA

Y si de centros comerciales y Fibras se trata, le adelanto que todas mostraron interés en el paquete de siete desarrollos que puso a la venta ARA, de Germán Ahumada, de los cuales en cinco va asociado a 50% con el grupo estadounidense O`Connor. Estamos hablando de unos 179 mil 285 metros cuadrados de área rentable que en conjunto tienen un valor cercano a los 4 mil millones de pesos, siendo el Centro Las Américas la "joya de la corona". Simplemente este mall ubicado en Ecatepec está valuado en unos 3 mil millones de pesos. Algunos Fibras que se han acercado son la misma Fibra UNO de Moisés El-Man, Fibra Dahnos de José Daniel, Fobra Macquarie de Jaime Lara, Fibra Shop de Salvador Cayón, Planigrupo de Elliot Bross.

Vende el Meliá

Una operación que pasó desapercibida y que se cerró apenas en diciembre fue la compra del Hotel Meliá Ciudad de México. Nos referimos a una propiedad de 490 habitaciones y 20 pisos ubicado en el corazón del corredor Reforma-Centro. Lo adquirió el fondo Walton Street Capital que comanda Sandor Valmer en aproximadamente 60 millones de dólares. La operación la intermedió el Deutsche Bank, que encabeza Jorge Arce, y el asesor y coordinador de la transacción fue Jones Lang LaSalle, que preside Pedro Azcué. Meliá, la cadena hotelera española de Gabriel Escarrer, opera otro par de propiedades en destinos de playa. Considere el ME de Cancún y el Meliá Cozumel. En Ixtapa tenía uno que es de la Cooperativa Cruz Azul cuyo contrato está en litigio.

FINN compra

A propósito de compra de hoteles, le adelanto que Fibra Inn está negociando la adquisición de uno que es operado por la afamada Starwood, que preside Frits van Paaschen. Será el primero de esa cadena global que incorpora a su portafolios. Por lo que se sabe, en un hotel de concepto lifestyle. El fideicomiso de Víctor Zorrilla arrancó 2014 a tambor batiente. En lo que va de enero ha concretado cuatro operaciones. Adquirió el Hotel México Plaza León Centro, compró un terreno en Coatzacoalcos para levantar un hotel, anunció el desarrollo del Hotel Courtyard by Marriott en Saltillo y compró el Hotel México Plaza. Fibra Inn planea concluir este año con 30 hoteles y 5 mil 400 habitaciones. Cuando salió al mercado en marzo de 2013 tenía 14 hoteles y 2 mil 423 cuartos.

NYCE disputa

México y Brasil compiten cerradamente por el liderazgo del mercado de las tecnologías de información. Ambos cuentan con organismos acreditados para certificar el estándar ISO/IEC 29110 "Ingeniería de software-perfiles de ciclo de vida para pequeñas organizaciones", que permitirá a las compañías latinoamericanas de no más de 25 empleados competir a nivel mundial. Por México, NYCE, de Gerardo Hernández, ya levantó la mano y trae una apuesta audaz al considerar no solo el mercado nacional de TI, superior a los 5 mil 500 millones de dólares, sino también el de Centro y Sudamérica, donde Colombia serviría como plataforma luego del convenio firmado con el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (ICONTEC).

[email protected]