Opinión

Machetazo al caballo de espadas; Abuchean a AMLO en CDMX

Por  Fernando Zepeda

Abuchean a López Obrador. Podría decirse que fue una “sopa de su propio chocolate”. Si es que damos por ciertas las versiones de que desde Morena se orquestaron los abucheos y rechiflas contra los gobernadores de partido diferente al del presidente. Hasta que llegó el número 17 de gobernadores abucheados en las visitas que realizó López Obrador a igual número de estados, se dieron cuenta de que había un documento que establecía como protocolo abuchear al gobernador. La historia ya es conocida. Después del abucheo, invariablemente López Obrador se erigía el salvador de la situación. Exigía respeto. Demandaba silencio. Les advertía a sus correligionarios que las campañas ya habían terminado. Pero en lo de ayer no había nadie que saliera al paso por él. Y tuvo que hacerlo él mismo de la forma en que tradicionalmente y de manera machacosa lo ha hecho. “Es porra fifí”. Acusó y descalificó. Pero la rechifla en el nuevo estadio de beisbol de los Diablos Rojos de la Ciudad de México continuó por varios minutos. Se trataba de la inauguración del nuevo estadio. Y apenas fue anunciado López Obrador y salió al campo de juego, los abucheos y rechiflas fueron intensos. Los aplaudidores no lograron sofocar la descalificación al mandatario. Y cuando le tocó el turno de hablar, la rechifla y abucheos se intensificaron al grado de que ahora sí hablo de corridito y elevó la voz. El problema es que cuando siembras tormentas, cosechas tempestades. Lo sucedido ayer en la inauguración del estadio de beisbol de los Diablos Rojos de la CDMX pudiera ser el preámbulo de lo que vendrá en las elecciones intermedias del 2021.

Jornada de apoyo y ausencia del “Químico”.  Más de 2 mil 500 personas acudieron ayer a la Jornada de Apoyo “Puro Sinaloa”, que se realizó en la sindicatura de Villa Unión. Se reportó oficialmente alrededor de 7 mil servicios y trámites que se realizaron. El gobernador Quirino Ordaz Coppel y su esposa, Rosy Fuentes de Ordaz, estuvieron acompañados de varios integrantes de su gabinete para atender a las cientos de personas que acudieron por ayuda. Quien prefirió no estar y cambiar al gobernador por sus asuntos particulares fue el alcalde Luis Guillermo Benítez. Por la mañana, justo cuando se arrancaba con la Jornada de Apoyo, “El Químico” se reunió con uno de los empresarios propietarios de la empresa Nafta. El encuentro fue en la Fonda del Chalío con el empresario Érik Arellano. Al “Químico” pareciera que le urge deshacerse de 300 millones de pesos que no tiene el Ayuntamiento y que ahora pretende que le autorice el Congreso del Estado y pagarle a Nafta. El otro encuentro por el cual decidió no acompañar al gobernador fue la junta de Consejo de Jumapam, que la integran en su mayoría funcionarios de su gabinete a los que ve casi a diario. Estas son las prioridades del alcalde. Y decidió no acudir a la Jornada de Apoyo en Villa Unión, pues seguramente teme que surjan reclamos por la falta de resultados y constantes enfrentamientos.

¿El par vial?  Tanto que “El Químico” odia a Carlos Felton y está copiando algunas de sus acciones. Viene Semana Santa y una de las “grandes ideas” del alcalde Luis Guillermo Benítez es la de implementar el “par vial”. Es el mismo que puso en operación Carlos Felton cuando fue alcalde. Y es el de hacer de un solo sentido parte de la circulación vehicular en el malecón. Lo que está a discusión es si se aplica de Valentinos a Monumento al Pescador o de Valentinos a La Marina. La otra mala copia es la de la renta de vehículos tan cuestionada a Felton y que la quiere realizar “El Químico”.

  • EN EL BLANCO