Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Maestros aviadores

JAQUE MATE

Las escuelas son el pilar de la democracia y los maestros los guías capaces de dirigir el corazón de los niños.

Domingo Faustino Sarmiento

Es una noticia que debería generar una reacción airada e inmediata de los mexicanos. A 39,222 maestros de nuestro país no los conocen siquiera en las escuelas en las que supuestamente dan clases. Reciben su sueldo, pero no se presentan a enseñar. A estos hay que añadir 30,695 que están comisionados o con licencia, esto es, que hacen trabajos para el sindicato, para algún partido político o para quién sabe quién, pero con salarios que pagamos los contribuyentes. Las ausencias de todos ellos reducen las oportunidades de educación de cientos de miles de niños del país.

Además de los aviadores y los comisionados están los 113,259 maestros que, en lugar de estar en las escuelas, se encuentran en "otros centros de trabajo". En los padrones de maestros aparecen también 114,498 maestros que ya están jubilados, se han retirado o fallecieron.

Por si esto no fuera un exceso, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación no permitió que el Inegi hiciera el censo de maestros en escuelas de Chiapas (41 por ciento), Oaxaca (27.4 por ciento) y Michoacán (27.3 por ciento). En los colegios de estas entidades no sabemos realmente quién da clases y quién no. Ante el rechazo debemos suponer que el número de aviadores es todavía mayor al promedio.

En total se han contado 1,128,319 plazas magisteriales en el censo nacional del Inegi, pero como algunos maestros usufructúan varias plazas (los líderes sindicales tiene a veces cinco o seis, a ninguna de las cuales se presentan a trabajar), el censo ha registrado 978,188 maestros en escuelas públicas o privadas. Ante estas cifras el número de aviadores, comisionados o ausentes es enorme.

Esto no sólo es un fraude gigantesco contra los contribuyentes, que pagan impuestos con la idea de que el dinero se utiliza, cuando menos en parte, para cubrir los gastos de educación pública del país, sino para los mexicanos más pobres. Aquellas familias que más necesitan una buena instrucción pública son las que tienen que resignarse a tener a sus hijos en aulas atestadas y en que se imparte una instrucción de baja calidad.

El total de alumnos en escuelas censadas por el Inegi ascendió a 23,562,183. Si consideramos 1,128,319 plazas magisteriales, esto significaría que en promedio cada clase tendría 21 alumnos. Pero quienquiera que haya visitado alguna vez una escuela pública se dará cuenta de que esta idea es falsa. Es muy común que los verdaderos maestros, aquellos que sí dan clases, tengan 50 o 60 alumnos en el aula con las consecuentes dificultades para mantener incluso la atención de los pupilos.

El secretario de Educación, Emilio Chuayffet, ha dicho que los maestros aviadores, aquellos que solo se presentan a cobrar pero no dan clases, serán destituidos. Pero habrá que ver realmente si el gobierno federal se atreve o si tiene la fuerza para hacerlo. Hemos visto a lo largo de los años cómo los gobiernos de Oaxaca, y en particular el que en este momento encabeza el gobernador Gabino Cué, no han tenido el valor de enfrentarse a los abusos del sindicato y simplemente le han dado todo lo que ha exigido. Si un solo maestro es destituido, habría que esperar manifestaciones, bloqueos y secuestros de vehículos comerciales y de transporte público.

Parecería muy sencillo destituir a quien cobra un sueldo de maestro sin enseñar. En México, sin embargo, nada es sencillo. En muchos lugares los sindicatos tienen todo el poder. No hay gobernante que se atreva a enfrentárseles. El fraude a los contribuyentes y a las familias poco les importa.

FORBES

Si bien en el extranjero se ha visto con entusiasmo al presidente Enrique Peña Nieto, a quien la revista Time consideró que estaba "Salvando a México", Steven Forbes, presidente de Forbes Media, ofreció ayer en el Foro Mundial de Negocios del Egade, la escuela de negocios del Tec de Monterrey, una visión crítica. El aumento de impuestos, dijo, reduce el atractivo de la economía nacional.

Twitter: @SergioSarmiento