Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Maestros perdidos; educación podrida

ITINERARIO POLÍTICO

Ayer los reflectores mediáticos se ocuparon de la muerte —que no abatimiento— de Enrique "El Kike" Plancarte, el número dos de la mafia de Los Caballeros Templarios. Y sin duda que se trata de un tema de fuerte contenido periodístico, sobre todo porque es otro golpe certero del gobierno federal en el rescate de Michoacán.

Ayer mismo buena parte del análisis político se ocupó de la crisis de inseguridad y violencia que vive Morelos, un estado mal gobernado por las llamadas izquierdas y cuyo mandatario, Graco Ramírez, se tambalea a causa de sus errores y de los pleitos con la dirigencia del PRD que, a todas luces, lo ha dejado solo. Ayer mismo, en Cuernavaca, unas 20 mil personas exigieron la caída de Graco Ramírez, gobernante que, paradojas de la política, llegó al poder gracias a la movilización callejera contra el PRI y el PAN.

Y en medio de esos acontecimientos de evidente interés general, pocos atendieron el que puede ser el tema de fondo de la semana: la confirmación del fracaso educativo en las últimas décadas, tiempo en el que gobernaron a nivel federal el PRI y el PAN, y en la capital del país y en otras entidades el PRD. Es decir, que tanto el PRI, como el PAN y el PRD comparten buena porción del fracaso educativo en México. ¿Y por qué es un fracaso?

Porque sin hablar de la calidad de la educación, del nivel de preparación de los maestros y tampoco de los niveles de aprovechamiento de los niños —y sin tomar en cuenta la cacareada reforma educativa—, es un escandaloso fracaso que si ayer no sabíamos cuántas escuelas existían y cuántos maestros asisten a las aulas de todo el país, hoy tampoco lo sabemos, a pesar del censo que a nivel nacional se llevó a cabo durante meses.

Lo que sí se sabe es que —según el INEGI— el censo escolar se realizó sólo en el 90% de las escuelas de todo el país. ¿Por qué? Porque en los estados de Chiapas, Oaxaca y Michoacán los "maestros" son los verdaderos mandones. Los "gobernadores" de esas entidades son estatuas de sal. En esas tres entidades la ingobernabilidad no se debe al crimen organizado sino a los deficientes gobiernos estatales; rehenes de las mafias educativas.

Además el censo escolar reveló que 39 mil maestros que puntualmente cobran sus quincenas, en los hechos no existen. Y claro, no debían cobrar. Es decir, son vulgares "aviadores" que pertenecen a la CNTE o al SNTE.

Como se sabe, para realizar el censo, primero se integró un directorio de centros de trabajo —a partir de los datos oficiales de la SEP y de los Institutos Estatales de Educación—, lo que arrojó un universo de 261 mil escuelas, en las que existen 2 millones 247 mil plazas.

Un primer hallazgo reveló que buena parte de los maestros localizados —un total de un millón 449 mil—, tienen dos plazas. Un segundo descubrimiento es que no aparecieron 298 mil maestros. Lo curioso es que nadie sabe dónde están esos maestros, pero todos saben que cobran. Y eso se sabe porque es un dato que arrojó el directorio de maestros.

De ese total de 298 mil maestros perdidos, 113 mil laboraban en otro centro de trabajo al asignado de manera oficial. De los restantes 185 mil maestros desaparecidos, 30 mil pertenecen al estatus de "licencia" o "comisiones", que pueden ser con o sin goce de sueldo. Además se descubrió que otros 115 mil aparecían en el estatus de "bajas", "renuncias", "jubilados", "pensionados" o "fallecidos". Y claro, todos ellos cobran.

Pero más allá de las anteriores revelaciones —de suyo escandalosas—, es aún más preocupante que a pesar de que a los mexicanos nos vendieron la idea de que la nueva reforma educativa sería la quinta maravilla y lo más cercano al fin de los problemas de la educación, los hechos están demostrando todo lo contrario.

Más aún, la terca realidad se ha encargado de revelar que podríamos estar asistiendo al primer gran fracaso del gobierno de Enrique Peña Nieto; el fracaso de la reforma educativa. Y es que ya hay reforma constitucional en materia educativa; ya hay leyes reglamentarias y nuevas instituciones para acabar con el rezago educativo. Y sigue en la cárcel la señora Gordillo. Y a pesar de todo ello, nada pasa en la educación.

Los "aviadores" siguen volando; las mafias de la CNTE siguen paralizando la educación en Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Chiapas y otros estados. El INEGI sigue sin revelar los estados donde los "aviadores" se roban el dinero, mientras pillos del SNTE y la CNTE siguen sin educar a millones de niños. ¿Para qué sirvió la reforma educativa? Hasta hoy, para nada. Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx