Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Mal inicio de las capturas de camarón

Por: Rosario Oropeza

El inicio de capturas de camarón en lo que corresponde a la bahía de Altata por la temporada 2018-2019 resultó muy contrastante en relación con otros años. La primera marea de ayer fue muy pobre para la mayoría de los pescadores; y regular para otros.

Varios factores inciden en el resultado tan raquítico en lo que corresponde a este perímetro de bahía que abarca los campos pesqueros de Altata, Los Tetuanes, Aguamitas, El Castillo, Las Puentes y Las Arenitas, entre ellos el hecho de que se abriera la temporada tardíamente, pues —según los expertos— el camarón de buena talla abundaba hasta antes del 20 de agosto, pero emigró a altamar.

Otro es el hecho de que el esfuerzo pesquero es muy grande; es decir, ahora hay muchas embarcaciones en contraparte de antes, más pescadores y artes de pesca depredadoras, como es la atarraya, que se utiliza llamada suripera, que antes era lomera. 

Recuerda don Rafael Ramos, un viejo lobo de mar de El Castillo, que en los años 60 apenas había unas treinta canoas por cada campo pesquero. Utilizaban motores de un máximo de 25 caballos de fuerza, y otros velas de tela. Las atarrayas eran lomeras, y el mar era el mismo de hoy.

La pesca se abría el 20 de agosto, y se cerraba hasta el 30 de abril. Después la movieron del 1 de septiembre al 15 de marzo, y actualmente se empieza después del 10 de septiembre y se cierra en febrero o marzo: «En ese entonces, me acuerdo, las canoas venían falqueando para, antes del mediodía, traíamos un camaronal, más de 150 kilos cuando menos. Nos veníamos temprano porque nos cansábamos de tarrayar. Era un animalero, pero ahora mire, bien poquito, y un pangal en la bahía [sic]», dice don Rafa.

«Eran otros tiempos, muchacho».