publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mala señal

LOS MOCHIS

Dos jóvenes fueron asesinados a balazos por gatilleros que actuaron con total impunidad en diferentes sectores de Los Mochis. Uno de los asesinatos fue cometido ayer en la madrugada en el fraccionamiento Villas de Centenario y el otro después de medio día en el fraccionamiento Las Mañanitas.

El primer crimen fue de un joven a quien ultimaron de un balazo en la cabeza al llegar a su casa y el segundo fue cometido contra otro a quien le dispararon con ráfagas de rifle AK-47, de los llamados "cuerno de chivo". Este último fue en plena calle.

Así, la ciudad sufrió en forma repentina la embestida de los sicarios que se habían mantenido alejados de la sangre y la violencia. En uno y otro asesinato no hubo detenidos, como suele ocurrir cuando se cometen a la alta escuela, como tampoco se conocen las causas, aunque por la forma en que se ejecutan podrían encajar en el ya clásico ajuste de cuentas del crimen organizado.

Si bien es cierto que los jefes de los cuerpos de seguridad caerán en la tentación de recurrir al discurso trillado de que son hechos aislados, no está por demás decir que los dos crímenes cometidos en un día en diferentes fraccionamiento de la ciudad constituyen un mal signo. Incluso, se puede presumir que es el inicio de una escalada de violencia por los grupos de la delincuencia organizada que se disputan el control de la distribución de drogas, un jugoso negocio que tiene años manchando de sangre y enlutando a familias ahomenses y sinaloenses.

Esto se da a 15 días de la detención del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, cuya organización disputa la plaza Mochis contra otro grupo criminal autodenominado "Los Mazatlecos", que si bien es cierto ha sido diezmado por sus contrarios y la policía, aún tiene vida en virtud de que algunos jefes siguen operando. Además, el regreso del sicariato se da pese a los operativos militares que están en marcha tras el homicidio de los dos militares en el fraccionamiento Tulipanes y del operativo de los agentes preventivos para detectar a choferes manejando con celular, sin cinturón y con alcohol. Ante un posible repunte de la violencia, los despliegues de las fuerzas castrenses y policiales deben de reforzarse y ser más eficaces.