Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mala señal

MAZATLÁN

Es muy lamentable que funcionarios municipales – o de cualquier nivel – se nieguen a hacer pública su declaración patrimonial. En un país y en un municipio como el nuestro, donde los antecedentes de casos de corrupción han sido no la excepción sino la regla; este tipo de actitudes encienden todas las alarmas.

Rendir la declaración patrimonial no debe ser visto como una demostración de buenas intenciones, sino como una obligación de todos aquellos que aspiren a trabajar con recursos públicos. ¿Cuántos personajes no ingresaron a la política con una mano atrás y otra adelante? Pero salieron con propiedades que por mucho superan los ingresos que por concepto de sueldos tuvieron durante sus cargos.

La lista es tan larga como la historia de la política en este país. Por eso es que la declaración patrimonial de los funcionarios es tan importante. Y esta no solo se debe hacer cuando van iniciando en el gobierno, sino incluso antes. Debería por ley investigarse cuáles son los bienes de las personas que aspiren a cargos públicos, para que una vez que entren al poder tenerlos bajo la lupa.

Quienes se nieguen a dar dicha información por automático se deben dar de baja como aspirante, ya como ciudadanos no se les puede obligar. Incluso, en países donde las políticas de transparencia son más amplias que las nuestras, las investigaciones van no solo sobre los funcionarios sino sobre familiares y allegados.

Por supuesto que la información es resguardada – algo de lo que tampoco tenemos garantía en este país – de tal forma que si un político no se enriquece durante su ejercicio en el poder, pueden darse cuenta si está sacando el dinero a través de amigos o familiares.

Si bien la negativa inicial de estos funcionarios no pone nada en evidencia, sí enciende focos rojos respecto a lo que pudiera venir de ellos u otros funcionarios. Es un tema tan prioritario que debe estar entre las primeras preocupaciones que debe resolver el alcalde, Carlos Felton, no hacerlo mandaría un muy mal mensaje a la sociedad.