Opinión

Malos hábitos y sus efectos

Por: El Debate

Los urólogos, en una importante convención que celebran en Mazatlán, están alertando por los efectos tan nocivos que tiene para la salud la tan arraigada costumbre de no tomar agua natural. Este líquido es vital para nuestro cuerpo y su correcto funcionamiento, pero preferimos sustituirlo por aguas endulzadas o “de sabor”, o de plano, por cervezas o hasta refrescos. El problema es que este tipo de comportamientos dañinos y agresiones que de manera sistemática nos hacemos en contra de nuestra propia integridad, tienen consecuencias que van mucho más allá de nuestro cuerpo. Terminan por afectar a familias completas, que tienen que lidiar con las enfermedades que nosotros mismos nos provocamos. Otra consecuencia es la saturación de los servicios de salud. Las áreas  de emergencia de los hospitales son un ejemplo. Muchas de las atenciones que se dan, y de las personas que permanecen internadas por largos periodos, son pacientes de enfermedades crónicas, como la diabetes. El costo para las finanzas del país también es elevado, pues los medicamentos y la atención especializada para millones de enfermos es muy costosa. Pero también es costoso para un país tener generaciones completas que se pierden, o dejan de ser productivas a edades tempranas por esta enfermedad. Ojalá, desde la educación y el combate a la pobreza, se pueda cambiar el panorama.
En esta nota:
  • Opinión Mazatlán