Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mañana martes el día "D" para productores agrícolas

SOBRE EL CAMINO...

Mañana martes será el día "D" para los productores agrícolas de Sinaloa que están sufriendo los estragos de los incrementos de costos de los insumos para producir el tan preciado grano, vital para la dieta mexicana como lo es el maíz. Los costos se han incrementado y los precios por tonelada se han reducido, y hoy por hoy los maiceros apenas si salen tablas entre el costo y la utilidad que les deja la venta de su producto.

Son muy pocos los que ganan dinero y por eso los productores de granos se rebelan en busca de que el gobierno federal les apoye para paliar su crisis económica que les afecta no solamente a ellos y sus familias, sino que también trastorna la economía general de Sinaloa sustentada fundamentalmente en la agricultura. Y es que desde que se puso en marcha el TLC entre México, EU y Canadá, el agro mexicano ha sufrido altibajos; en unas áreas Meixico ha ganado y en otras como el maíz ha sufrido.

Está claro que los precios del maíz los marca la Bolsa de Chicago por acuerdo del TLC y no hay de otra más que ajustarse a esos dictados. Por lo me- nos eso es lo que impera hasta el dia de hoy, pero la esperanza está en que la transformación del campo que pretende el presidente Enrique Peña, México plantee una revisión ante EU y Canadá sobre este tema. Por ejemplo durante los últimos años lo que se paga por cada tonelada de maíz ha venido a la baja y en cambio el precio a la alza.

Véanlo, la tortilla que se elabora con maíz industrializado que le compran las plantas a los productores está en alza permanente, lo cual evidencia una situación injusta a todas luces. Suben los insumos, bajan los precios del maíz y sube el precio de la tortilla, lo que indica que algo anda mal en el país y que por eso cada año tenemos crisis recurrentes en el campo sinaloense que es el principal productor del grano en el país.

Año con año son las mismas protestas, los mismos reclamos, el mismo forcejeo entre productores, Sagarpa-Aserca y el mismo pleito de estas instancias gubernamentales con los grandes concentradores del grano, algunas empresas nacionales y otras transnacionales controladoras del producto.. El problema es delicado para todos, tanto para productores como para el gobierno, los industriales y los consumidores y es grave desde el punto de vista económico, social y político.

GOTITAS DE AGUA. Bajo esas razones de gravedad, el gobernador Mario López Valdez, con su equipo de colaboradores, a cuyo frente está Juan N. Guerra y los diputados federales encabezados por el coordinador Heriberto Galindo, más el Senador Aarón Irízar, han sostenido reuniones de trabajo en la Sagarpa, en apoyo a los líderes de los productores del maíz para lo- grar que se les pague lo máximo posible este año (3,850 pesos por tonelada buscan los maiceros). En esas reuniones el secretario de la Sagapa Enri- que Martínez, el Subsecretario Jesús Aguilar y el director de Aserca Batazar Hinojosa, han sido receptivos ante el reclamo sinaloense. Ya se están pa- gando 3500 pesos por tonelada y se ha gestionado ante Hacienda un in- cremento adicional de orden de los 350 para que los agricultores obtengan una ganancia mínima...El miércoles pasado en Guadalajara se dio un enfrentamiento muy pesado y por ende no deseable entre agricultores y funcionarios federales que presenciaron los diputados Blas Rubio y Alfredo Padilla, y el jueves siguiente el coordinador Heriberto Galindo y Blas Rubio elevaron la voz en la Cámara de Diputados para buscar el apoyo de sus colegas y del líder Manlio Fabio Beltrones en defensa de la causa agrícola. Mañana martes se espera que Baltazar Hinojosa llegue a Culiacán con la solución del problema de este año suponiendo que la SHCP haya sido sen- sible al planteamiento y haya asignado a la Sagarpa los millones que re- quieren los agricultores, lo cual resolvería la situación por este año nada más y haber que pasa el año entrante. Esperemos pues que mañana martes haya alegría y armonía entre los productores y el gobierno para que las marchas, los plantones y los enfrentamientos no suban de tono, como pu- diera ocurrir si no hay respuestas positivas.