Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mancera y Marcelo; la guerra a muerte

ITINERARIO POLÍTICO

Si no es una guerra a muerte —la que libran Miguel Mancera y Marcelo Ebrard por el cochinero de la Línea 12 del Metro—, tiene todo para serlo. ¿Por qué?

Porque a pesar de que entramos a la segunda semana en medio del más grande escándalo que ha enfrentado Miguel Mancera en su corta gestión, lo cierto es que nadie sabe —bien a bien—, quién es el responsable del fracaso de la obra más importante de los 17 años de gobiernos del PRD en el Distrito Federal.

En cambio, lo que sí se sabe —porque está a la vista de todos—, es que el golpazo por el fracaso de la obra estrella de Marcelo Ebrard —nadie puede negar que resultó todo un fracaso la Línea Dorada del Metro—, ya muestra un elevado costo político para el ex jefe de gobierno. En realidad, el descontón por el metrogate mandó a la lona a Marcelo, quien, atolondrado, no atina a responder.

Por eso, hoy se puede decir que la batalla por la L-12 la va ganando Miguel Mancera, quien resultó más político que el propio Marcelo Ebrard, su exjefe y padre político. ¿Pero cuáles son las señales de que más allá de las fallas y corruptelas existe una guerra política y de poder?

1.- Cuando Miguel Mancera colocó a Joel Ortega como director del Metro, no lo llevó a esa delicada encomienda para que se convirtiera en experto en transporte. No, en realidad Miguel Mancera lo seleccionó a partir de la premisa de que "para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo". Es decir, que para combatir a Marcelo Ebrard no había nadie mejor que una víctima del propio Marcelo. Todos saben que Joel Ortega vio truncada su aspiración como candidato a jefe de gobierno cuando Marcelo Ebrard lo sacrificó para salvar el pellejo por el escándalo del New's Divine.

2.- Y no, lo cierto es que Miguel Mancera no buscó venganza contra Marcelo Ebrard —el de la venganza es Joel Ortega—, sino que el actual jefe de gobierno juega el juego elemental del poder. Dicho de otro modo, que si Mancera tiene una aspiración presidencial mínima para 2018, lo primero que debe asegurar es la muerte política de su principal adversario, Marcelo Ebrard. En realidad Mancera apuesta a seguir la misma ruta que Andrés Manuel López Obrador, quien a partir del año 2000 mató a su padre político, Cuauhtémoc Cárdenas —y a los hijos políticos de Cárdenas, como Rosario Robles—, como condición indispensable para aspirar a una candidatura presidencial.

3.- Las fallas en la Línea 12 del Metro existen, son reales y ningún gobernante con un mínimo de responsabilidad las pasaría por alto. Sin embargo, Mancera sabía que esas fallas existían desde antes de que arrancara el funcionamiento de la Línea Dorada. ¿Por qué hasta hoy se dieron a conocer, se magnificaron y se toman medidas para corregirlas? Porque el momento político para usarlas como misil contra Marcelo Ebrard era precisamente hoy, cuando Marcelo intenta apoderarse del PRD; cuando pretende convertirse en el eje de las izquierdas y cuando prepara su candidatura presidencial.

4.- Hoy, el escándalo de la Línea 12 del Metro mató todas las aspiraciones de Marcelo Ebrard a la presidencia del PRD, además de que limitó de manera notable su fuerza para 2015. Y es que Marcelo pretendía llegar al 2015 con un poderoso grupo de candidatos a diputados federales, de aspirantes a diputados a la ALDF y a jefes delegacionales. Hoy todo ese armado político está en el bote de basura. Y es que hoy Marcelo es poco rentable para efectos político-electorales.

5.- Resulta curioso —si no es que de risa loca—, que si el problema de la L-12 es la incompatibilidad de los trenes con las vías, nadie haya sido capaz de señalar al responsable de contratar los trenes con la española CAF. ¿Y quién fue el responsable de esa curiosidad? Se llama Francisco Bojórquez, y en el gobierno de Marcelo fue el director del Sistema de Transporte Colectivo. ¿Y por qué nadie lo toca?

6.- Porque el señor Francisco Bojórquez es uno de los más importantes operadores de Andrés Manuel López Obrador. Dicen los que saben que en Morena el señor Bojórquez mueve el pandero en cuestión de dinero. Y todos preguntan: ¿De dónde sale el dinero, de dónde? La renta de los trenes tiene un costo, a 15 años, igual el de toda la línea del Metro. ¿De dónde sale el dinero?

7.- Es un secreto a voces que Miguel Mancera mantiene una alianza política tanto con AMLO, como con Cuauhtémoc Cárdenas. Dos potenciales pilares para sostener una candidatura presidencial. Claro, una vez que hayan quitado del camino a Marcelo. ¿Qué tal? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx