Opinión

A la porra el neoliberalismo

SATIRICOSAS

Por  Manú Dornbierer

“Islandia, a pesar del frío, era uno de los mejores países del mundo para vivir. Un estado de bienestar, educación y salud asegurados”. Los pobladores de aquel país vivían bien hasta que en 1984 llegó el maldito Milton Friedman, economista de la escuela de Chicago, y entusiasmó al gobierno islandés con sus recetas neoliberales, alentándolo a privatizar todo. Esa visita es legendaria porque Friedman pasaba por uno de sus momentos inspirados en los que exhibía todo su TALENTO PROPAGANDÍSTICO y llegó a dar un empujón intelectual a los "liberalizadores” de la famosa Isla.

Hay un antes y un después en Islandia. Al principio estaban encantados: “Bajos impuestos, desregulaciones y en su cenit (al cruce del año 2000) la entrega completa de la banca a los magos de burbujas, quienes iniciaron su carrera conectándose con los flujos endemoniados y sin control de la City, en Londres, Wall Street y la Europa Continental. Por eso, Islandia se llenaba a manos llenas con el dinero de Lehman and Brothers y la isla pagaba tipos de interés del 15 por ciento y de ese modo, succionaba también los ahorros de austriacos, alemanes y holandeses. La banca (el KB-Bank) incluso, puso en órbita una excusa publicitaria: “Los islandeses controlan mejor el riesgo por su pasado vikingo”, y así embarcaron de lleno a Islandia, al poker financiero global, fingiendo bonanza y riqueza para que tuvieran préstamos a manos llenas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Los años que seguirían “fueron un torrente que pocos comprendieron”, uno de los experimentos más extremos de privatización. Este festín de los ricos desembocó a límites pocas veces vistos: “Los activos crediticios de los bancos llegaron a multiplicar por 9 el PIB islandés (si lo que produce el país es 100, lo que presta es 900), porque llegaba mucho dinero fresco de otras partes. Así, los islandeses tuvieron créditos disponibles para casi todo (casas, autos, viajes, producción, tecnología, consumo, etc.) Una política monetaria antinflacionaria de poco circulante, acompañada de una política fiscal que se basó en bajar impuestos durante siete años consecutivos: la utopía liberal de Milton Friedman, ni más ni menos, sostenida en un Crédito Artificial. Fueron 10 años de crecimiento basados en ilusión financiera más que en realidad productiva, pero cuando los ingleses nacionalizaron de emergencia sus bancos. (2009), la llave se cerró abruptamente. Sin ese dinero venido de fuera (Alemania, Francia, Dubái o las Islas Caimán), toda Islandia se quedó con deudas. Se formó una burbuja inmobiliaria hasta que finalmente estalló.

En el 2008 el país se declaró en banca rota. Miles de viviendas embargadas y miles de familias arruinadas. Los bancos de Islandia consideraron que era la mayor catástrofe económica sufrida nunca por un país. Los banqueros hundieron al país y exigían _¡QUÉ RARO!_ que el Estado los salvara. Lo quiso hacer el gobierno de Islandia, pero El Pueblo se negó a pagar la deuda que esos bancos tenían con Inglaterra y Holanda. Había que pagar 3 mil 500 millones de euros. A cada ciudadano de Islandia le tocaba pagar 60 mil euros.

EL TRUCO NEOLIBERAL CONSISTE EN PRIVATIZAR LAS GANANCIAS Y SOCIALIZAR LAS PÉRDIDAS. Los banqueros invierten, arriesgan y si sale bien, la ganancia es para ellos. Si sale mal, se lavan las manos y que pague el Estado.

Le debe ser muy familiar LA NOTICIA al expresidente de México Ernesto Zedillo (1994-2000) ¿O NO RECUERDA “EL ROBAPROA”?

El pueblo de Islandia no aceptó que una deuda privada se hiciera pública. Los islandeses salieron a las calles, sonaron cacerolas, protestaron y echaron abajo al gobierno de Derecha. Y exigieron nuevas elecciones. El nuevo gobierno electo hizo una encuesta. Preguntó a los ciudadanos si querían pagar la deuda de los bancos privados. Nueve de cada 10 islandeses dijeron que NO. ¿Por qué tenían que cargar con una deuda que no era de ellos? Los países de Europa dijeron horrores. Y exigían el pago de las deudas. Bajo amenazas de que si no pagaban se hundirían... Islandia se atrevió a decir NO.

El gobierno del presidente Ólafur Ragnar puso los intereses públicos por encima de los intereses privados. Metió en la cárcel a los banqueros responsables del desastre, aunque algunos lograron huir con orden de captura por la Interpol.

Hoy, Islandia está tranquila y próspera. Cuando esto sucedió en 2012 anunció que triplicaría su crecimiento.

¿Cuál era el secreto? Simple. Repitamos: Islandia se negó a salvar a los bancos con el dinero de los contribuyentes. El gobierno defendió a su pueblo y no a un puñado de banqueros ricos corruptos. SUENA FAMILIAR ¿O NO?

Fue una revolución de la que no se habló porque no querían los Neoliberales que el buen ejemplo se contagiara. Quien sabe si el actual presidente de México se enteró. Pero hoy en 2020 afortunadamente tiene las mismas ideas. ¡A la porra el NEOLIBERALISMO!

UN POCO DE HISTORIA: EL PAPI DE LOS SALINAS

Los lectores pensarán con razón que se habla de Bush padre (1924-2018), que manejó a nuestro país, pero NO. Se trata del padre genético: Raúl Salinas LOZANO, apellido hoy muy de moda (Agualeguas, NL.1.5.1917 - México, DF; 23.2. 2004) Estuvo en el gabinete del presidente Adolfo López Mateos (1906-1969) y aspiró a la candidatura del PRI, pero López Mateos se decidió por Gustavo Díaz Ordaz. (1911-1979).

Y Papi se fue a la Secretaría de Comercio, delegado de México ante el FONDO MONETARIO INTERNACIONAL. Se casó con Margarita de Gortari Carvajal, con quien tuvo 5 hijos: Adriana Margarita, Sergio, Enrique, Raúl y Carlos Salinas de Gortari, presidente espurio de México (1988-1994). Los dos más chicos a los 4 y 5 años mataron a su nana Manuela, indígena de 12 años de edad. Papi RAÚL SALINAS LOZANO había dejado una escopeta cargada en casa…

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo