Opinión

El padre Méndez

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

Foto temática.(Pixabay)

Foto temática. | Pixabay

Eusebio Francisco Kino es conocido en el mundo entero como el mayor explorador y benefactor de los hombres del noroeste de México. Su nombre está inscrito en la historia de Estados Unidos. Sin embargo, muchos años antes de que Kino llegara al noroeste, un humilde misionero jesuita anduvo a lomo de mula dos mil leguas, atravesó territorios de tribus que hablaban cuarenta lenguajes distintos, construyó veinte iglesias y llevó su palabra de amor a los indios que habitaban los ríos Sinaloa, Mayo, Yaqui y la zona de Opatería. Culiacán fue testigo de su llegada a la región, el 27 de junio de 1594. Cuarenta años misionó en Sinaloa y Sonora. A él se debe que los indios del Yaqui aprendieran a construir casas de adobe y a sembrar algodón para fabricar ropa. Organiza a los indígenas en pueblos regidos por gobernadores y alcaldes. En suma, los enseña a vivir mejor. El padre Pedro Méndez abrió las puertas del noroeste para Kino y muchos otros. Su labor entre los batucos y sisibotaris, es extraordinaria. Sus hermanos de la Compañía de Jesús lo sacaron por la fuerza de la región sisibotari, cuando tenía ochenta años de edad, para llevarlo a la ciudad de México a curarse. Murió lejos de sus indios queridos, el 22 de julio de 1643, cuarenta y cuatro años antes que Eusebio Francisco Kino llegara a tierras sonorenses a conquistar la gloria y la fama. 

Síguenos en
  • Hoy en la Historia

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo