Opinión

Joaquín Arias

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

En 1810 Joaquín Arias, capitán del Regimiento de Celaya, fue convencido por Ignacio Allende para que se incorporara a los conspiradores de Querétaro. De hecho, Arias era uno de los inodados más importantes, ya que iba a ser el ejecutor principal del plan que buscaría la independencia de México. Sin embargo, cuando se entera que los planes iban a ser descubiertos, temblando de terror el 10 de septiembre de 1810 se presenta ante el alcalde Juan de Ochoa y un sargento del Regimiento de Celaya y se denuncia como uno de los participantes de la sublevación. Ochoa comunica la información al virrey de la Nueva España.

Cuando los conspiradores se enteraron del complot, doña Josefa Ortiz de Domínguez, ignorante de la traición de Arias, avisa a este para que acelerara el movimiento. Al ser detenidos los hermanos González, pide ser aprehendido también para evitar sospechas, hecho que se efectuó a las nueve de la noche del 15 de septiembre. En su declaración hunde a los conspiradores, los cuales no fueron aprehendidos porque adelantaron el grito de rebeldía al 16 de septiembre de 1810. Ya avanzado el movimiento, Joaquín Arias fue puesto en libertad. En Celaya se incorpora a los insurgentes, con los que alcanza el grado de teniente general. Cuando Hidalgo y compañía es aprehendido en Acatita de Baján, el 21 de marzo de 1811, muere en un connato de violencia.