Opinión

Os perdono

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

Juana de Arco nació en la aldea de Domrémy, en los confines de Champaña y Lorena, en 1412. A pesar de que nunca aprendió a leer y escribir, Juana siempre se preocupó por el destino de los habitantes de su país. Vestida con pantalón masculino y armadura, un día fue tomada presa por las fuerzas enemigas. Abandonada por sus amigos, entre ellos el rey Carlos VII a quien coronó en Reims, fue sometida a un tribunal encabezado por Cauchón, el despiadado obispo de Beauvais.

Le hicieron toda clase de preguntas, a cual más insidiosa. Acerca de su infancia y de su fe, y de las razones que la habían hecho adoptar el traje masculino. Las más peligrosas para Juana fueron las que le formularon respecto a sus voces, a los ángeles y santos que se le habían aparecido.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

La interrogaron sobre sus opiniones políticas. Se han conservado en latín las curiosas actas de estos debates. Los interrogatorios se prolongaron por dos meses. Sin embargo, Juana de Arco jamás cedió a las pretensiones de los jueces, confesar que era una pecadora enviada, no por Dios, sino por el Diablo. El 30 de mayo de 1431, a los 19 años, Juana de Arco fue llevada a la hoguera, en la plaza mayor de Ruan. Mientras era rodeada por las llamas gritó: “Os perdono a todos”. Las cenizas que aquella joven campesina fueron dispersadas en el Sena. Y entró al campo de la leyenda. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo