Opinión

Velardeña

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

El 7 de abril de 1909 el cura del pueblo de Velardeña, en el estado de Durango, Ramón Valenzuela, organizó una procesión a la vecina población minera de Asarco, distante unos tres kilómetros. Al llegar al pueblo, el jefe del cuartel, José Ángel Fabián, trató de impedirles el paso. Sin embargo, el padre convence a sus feligreses para que continuaran la marcha. La tarde de aquel día Fabián pasó en su caballo junto a la capilla donde se encontraban algunos religiosos. Tras sacar su pistola y disparar al grupo emprendió veloz carrera, perseguido por los feligreses, quienes le lanzaban piedras.

Mientras Fabián huía con su esposa el pueblo incendió su casa, el local, el mobiliario y el archivo de la jefatura del cuartel, así como el establecimiento comercial y la cantina del chino Wong Foon. Desde la estación del ferrocarril Fabián telegrafió al gobernador sobre lo sucedido, exagerando los hechos. El mandatario de inmediato comisionó al teniente coronel Jesús Garza González para que con 200 hombres saliera a restablecer el orden. Al arribar a Velardeña, el militar procedió a la detención de decenas de personas, las que fueron pasadas por las armas en el panteón, después de obligarlas a cavar sus propias tumbas. Antes, en la estación, masacró a varias personas que corrieron al ver llegar a los soldados. Fueron más de cien personas las que perdieron la vida.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo