Opinión

Adiós al Colegio

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

Nombrado director del Colegio Rosales, por el gobernador Francisco Cañedo, el 18 de enero de 1895, el doctor Ruperto L. Paliza se convertirá en la máxima figura del Colegio durante más de tres lustros.

Paliza fue traído a Sinaloa por el gobernador Mariano Martínez de Castro en 1881, para que se integrara a la planta de catedráticos del Colegio.

Dos años más tarde contrajo matrimonio con Rosario Murillo y Avilés, nativa de Culiacán, con quien procreó cuatro hijos.

Tal vez mucho tuvo que ver Paliza en la adquisición que el gobernador hizo el 22 de abril de 1895.

Ese día Cañedo compra para el Colegio Rosales un edificio que tenía un solar de 3993 metros cuadrados, situado en el frente sur de la Plazuela Rosales.

Por estos días aparece el primer estudiante rebelde en la historia de la institución.

El estudiante de Normal, Gil M. Gutiérrez, fue expulsado del Colegio el 20 de marzo de 1895, por faltas al director Ruperto L. Paliza, cometidas el día anterior.

Deja la dirección del Colegio el 14 de octubre de 1911. Sin duda, fue el más distinguido director de la institución.

Nacido en la Ciudad de México el 27 de marzo de 1857, realizó sus estudios primarios en la Escuela de la Reforma, sigue en Escuela Nacional Preparatoria y la Escuela Nacional de Medicina.