Opinión

Ford T

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

El primer intento que se realizó para obtener una fuerza motriz que sustituyera a los caballos se remonta al siglo XVII.

El vehículo más antiguo, propulsado por vapor, es un tractor de tres ruedas construido por el ingeniero francés Joseph Cugnot, en 1771.

Fue el estadounidense Oliver Evans quien, en 1789, obtuvo la primera patente para un carruaje de vapor.

Doce años más tarde construyó el primer vehículo que se movía por sí mismo.

Sin embargo, los mayores avances vinieron en los años de 1820 a 1840 en Inglaterra.

Sin embargo, no prosperaron por ser muy pesados.

Para lograr el proyecto que habían soñado los hombres, andar por las carreteras en un vehículo que se moviera por sí mismo, era necesario unir de manera perfecta el motor y el vehículo.

Esto se logró en 1885 y 1887, cuando Karl Benz y Gottlieb Daimler introdujeron los primeros automóviles de gasolina.

En 1890 Henry Ford mostró interés en la construcción de vehículos. Asociado con los mejores ingenieros del ramo se dedicó al diseño de un vehículo que fuera revolucionario, totalmente diferente a los demás.

Trabajando a marchas forzadas los obreros de la Ford Motor Company, en la ciudad de Detroit, siempre vigilados por su propietario, el 12 de agosto de 1908 pusieron en las manos de los compradores el primer modelo de automóvil de dos plazas, denominado Ford T, a un precio de 850 dólares.