Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Marco Antonio 'El Toro' Fox y su preferencia por desayunar migas

HISTORIAS Y AVENTURAS

No somos nada, expresaba Antonio Espino y Mora "Clavillazo". A la vida la separa la muerte, sólo un instante.

Marco Antonio Fox Cruz, a quien desde niño le decían "El Toro", nació en la ciudad de Los Mochis el 6 de abril de 1947 y falleció el pasado 17 de abril, en el mismo mes en que vio la luz primera, por coincidencia.

Fue un hombre dedicado a la vida pública, a la que entregó con pasión su carrera de contador, y con ella sirvió a las esferas gubernamentales tanto del ámbito federal como estatal, ferviente servidor de Dios y miembro del Opus Dei.

Nos tocó conocer a "El Toro" Fox en la administración de Renato Vega Alvarado, era el secretario de Hacienda Pública y Tesorería, y no en pocas ocasiones fuimos testigos de cuando a las 12:00 del día en punto se levantaba de cualquier reunión para acomodarse en algún rincón a orar por el Angelus.

Usaba una cadena de plata atada a la presilla del pantalón, desde donde pendía un reloj tipo ferrocarrilero y un tambache de llaves que celosamente guardaba en la bolsa derecha de su prenda de vestir, así no las podía extraviar.

Además de su cadena, Marco Antonio Fox cargaba siempre con él un Rosario, el cual con mucha discreción acariciaba de vez en cuando, y se quedaba concentrado cual si estuviera orando.

En varias ocasiones nos invitó a desayunar, era asiduo comensal del restaurante del hotel Tres Ríos, donde siempre pedía lo mismo: "Migas". "¿Migas, qué es eso?", le preguntamos la primera ocasión en que ordenó tal platillo.

"Ahora verás" –nos respondió- y grande fue nuestra ignorancia y sorpresa, que eran simples sopitas de tortilla con tomate, y una plasta de frijoles refritos al lado, además de queso cotija rayadito, muy buenas por cierto, pero que nosotros no conocíamos con tal denominación.