Opinión

Joven colegial

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

“La indolencia señorial de la minúscula ciudad provinciana hállase perturbada por gregarias inquietudes juveniles. Un grupo de estudiantes la recorre en alzado tumulto de protesta. Va por las calles, de continuo plácidas y solitarias, despertando curiosidades y azuzando en puertas, zaguanes y ventanas… Parece que exigen, y al exigir se oponen a graves e inapelables designios políticos de la autoridad, en trance electoral de imposiciones y de legendarias servidumbres habituales.

Quieren manumitirse de una esclavitud perenne. Vibran anatemas en los oídos asombrados de los habitantes, que se ocultan, al paso de la oleada, por temor a complicidades virtuales de caras consecuencias burocráticas. Capitanea en jefe la turba embravecida un joven colegial de blonda delincuencia pueblerina, con apenas tres sexenios, al rayo tostador de un sol de junio.

Es Rafael Buelna, ‘El Grano de Oro’ de las lides por venir, con su ademán flexible de junco, de espiga o de palmera impúber que la ráfaga dobla y endereza. Rubio, al destello cegador de la mañana, marcha, en avanzada ante el peligro, que vencerá la rebelde jornada estudiantil, en el instante que se turben los sentidos y se deshagan los diques de la inevitable catástrofe social.” (Baltazar Izaguirre Rojo). Es Rafael Buelna nacido el 23 de mayo de 1890 en Mocorito, jovencito que brillara intensamente en la Revolución.