Opinión

Primaria para niños pobres

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

Las escuelas normales no existieron durante la Colonia. Es hasta 1823 cuando se establece en la Ciudad de México la Escuela Normal Lancasteriana, institución que tuvo poca vida debido a la falta de alumnos. Sin embargo, las reformas de don Valentín Gómez Farías en 1833 contemplaban la creación de dos escuelas normales, una para mujeres y otra para varones, las que no llegaron a establecerse por falta de recursos y la situación política imperante.

La primera escuela Normal del país se estableció en Zacatecas en 1825, utilizando el método lancasteriano y fundada con el nombre de Escuela Normal Constitución. Posteriormente aparecen en el Estado de México, Guadalajara y Michoacán. El antecedente más remoto que se tiene en Sinaloa sobre el establecimiento de una escuela de primeras letras se remonta a 1838 cuando se funda el Seminario Nacional y Tridentino de Sonora con asiento en Culiacán.

Debido a la necesidad de contar con maestros preparados para impartir las primeras letras en la entidad, el 18 de julio de 1869 el Congreso del Estado faculta a la escuela primaria para niños pobres que la Compañía Lancasteriana había establecido en Mazatlán, para otorgar títulos de Preceptores de Primeras Letras. El sistema lancasteriano consistía en preparar como monitor a uno de los niños más avanzados para que este, a su vez, se encargara de enseñar a grupos de diez niños.