Opinión

La adelita

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

En noviembre de 1913 las tropas constitucionalistas sitiaron la ciudad de Culiacán, en poder de las fuerzas huertistas. De todos lados fueron llegando refuerzos para garantizar el triunfo de los revolucionarios. Del estado de Durango arribaron los hermanos Domingo y Mariano Arrieta.

Con el contingente de los Arrieta venía una excelente banda de música que alegraba a quienes se jugaban la vida por un cambio social en México. Mientras estaban en Culiacán, el director del grupo musical escuchó una melodía que le llamó la atención y la incorporó a su repertorio. Tomada la ciudad, los Arrieta regresan a Durango.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Incorporados a la hueste de Francisco Villa, la canción que encontraron en Culiacán daba vitalidad a los revolucionarios en los campos de batalla. Muy pronto se convierte en el himno de las tropas villistas, quienes la pasean por todo el norte y centro del país.

Mientras la metralla y las granadas estallaban en todas direcciones, las notas alegres de la canción sinaloense también estallaban en la inmensidad del cielo nublado por la pólvora. Aquella canción, estrenada en la Plazuela Rosales en 1885, por Ángel Viderique, pronto perderá la paternidad sinaloense para convertirse en un ícono nacional.

Uno de los hombres que la dieron a conocer, Domingo Arrieta, murió ya viejo, a los noventa y tantos años, el 18 de noviembre de 1962.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo