Selecciona tu región
Opinión

Asertividad

EDUCACIÓN, HOY

Por Marcos Miranda Gil

-

Tener un comportamiento mediante el cual defendemos nuestros legítimos derechos sin ofender ni ser ofendidos significa ser asertivo. La asertividad es, como todas las conductas, resultado de la práctica constante. En un ambiente donde la hostilidad, la indiferencia y la agresividad de todo tipo están a flor de piel es difícil sostener una actitud templada y moderada, pues las emociones negativas son promovidas por casi todos los integrantes de tal contexto. Eso mismo sucede en el lado contrario; un espacio de convivencia pacífica, respetuosa, ordenada y amable propicia un clima adecuado para que sus miembros desarrollen hábitos y acciones tendientes a la sana cooperación y tolerancia mutua. Los dos escenarios existen en todo momento, tanto en las familias como en las escuelas o en el ámbito laboral. Esconder o negar el primero solo lo hace crecer; dejar de atender al segundo o simplemente no hacer nada por fomentar su desarrollo provoca su desgaste y desaparición paulatina. La toxicidad de las relaciones personales, familiares o sociales depende en gran parte de la práctica o no del ejercicio de la asertividad.

Es evidente que no es fácil reconocer cuando estamos proyectando señales no asertivas; se requiere de una gran honradez individual para poder identificar cuando lastimamos, ofendemos o dañamos con nuestro verbo o nuestro actuar sin quererlo ni pensarlo. Para ello se necesita ser autocríticos y aceptar que el mundo a nuestro alrededor no siempre ocupa de nuestras llamadas de atención, reclamos o insultos disfrazados de ironía o desdén. Cuesta trabajo ser asertivos, pero no serlo es más costoso.

Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones