Opinión

Homenaje

EDUCACIÓN, HOY

Por  Marcos Miranda Gil

La desaparición física de cualquier persona es un hecho doloroso; la partida inesperada de un ser humano siempre es un momento impactante para su círculo cercano o afectivo y más cuando el viajero es alguien que, por cualquier circunstancia, se cruzó temporalmente en nuestro camino. Es un secreto a voces la necesidad de vivir el duelo porque estamos hechos para eso, para disfrutar la vida y para llorarla; agradecerla, pero también para reclamarle sus acciones, puesto que, por naturaleza, queremos que no nos ocurra lo impensable, lo inaudito o lo desagradable; pero no es así, debemos prepararnos siempre para dar bienvenidas y decir adiós, no es una probabilidad… es ley.

El profe Mercado decidió irse a principios de julio de este 2020 y nos deja, a los que tuvimos el gusto de conocerlo, tratarlo y escucharlo, una imagen transparente, digna, sencilla y humilde como maestro, como funcionario y como ser humano. Nunca lo miré enojado. Siempre lo vi con espíritu de servicio y atento a las necesidades del prójimo, del compañero o del alumno.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

De origen modesto, no se complicaba mucho la vida con asuntos teóricos, era, por el contrario, práctico y eficaz, porque quizás sabía en su interior que la vida es también así… sorpresiva, imprevista, desafiante. La humildad no se adquiere en ningún salón de clases, él lo sabía; por eso siempre trabajó en equipo con hombres y mujeres de su talla y valía. La gratitud hacia su imagen, huella y recuerdo permanecen en estas líneas también modestas, pero con mucho corazón, como José Antonio Mercado Machado nos enseñó. DEP. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo