publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mariano Balleza

Fueron muchos los sacerdotes que ofrendaron su vida por la independencia de México. Además de Hidalgo y Morelos, recordamos a Mariano Abad, Calvillo, Mariano Abasolo, Mariano Aguilar, Antonio Belán y muchos más que la historia ha condenado al olvido.

Uno de ellos fue Mariano Balleza, natural de la antigua provincia de Michoacán. Estudió en Valladolid, donde recibió las sagradas órdenes monásticas. Destinado a vicario de Dolores, fue uno de los que activamente intervinieron en los primeros momentos de la revolución de independencia, iniciada en aquel histórico pueblo la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

A la retirada del ejército insurgente hacia el norte del país, Balleza acompaña a Hidalgo y fue hecho prisionero junto con los demás jefes independientes en Acatita de Baján, Coahuila, el 21 de marzo de 1811. Separado de Hidalgo fue conducido junto con Francisco Olmedo, Nicolás Nava, Antonio Ruiz y varios frailes a la ciudad de Durango.

Durante el juicio, el obispo Francisco Gabriel de Olivares rehusó degradarlo. Procesado y condenado a muerte, fue fusilado por la espalda junto con el cura Ignacio Hidalgo y los frailes Bernardo y Gregorio Cone, Pedro Bustamente, Carlos Medina e Ignacio Ramírez, el 17 de julio de 1812 en la hacienda de San Juan de Dios, Durango. Todos fueron sepultados en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.