Opinión

Adaptándose y previniendo

A DOS DE TRES

Por  Marisa Pineda

A lo mejor usted ya está harta y lo que le sigue de escuchar del coronavirus, de la pandemia, y lo que quiere es leer algo que le distraiga de tantas noticias que ya van y ya vienen sobre ese tema, si es así este espacio no es para usted, al menos no hoy.

De antemano confieso interés de parte: personas que amo se dedican a la medicina, además la COVID me ha quitado amigos. A lo largo de la pandemia he visto a personas cercanas pasar de la incredulidad y hasta de la burla a la angustia. En meses, dejaron de creer que la COVID (la, porque es la enfermedad) era un invento de gobiernos, magnates, farmaceúticas, extraterrestres o lo que se le ocurra tras la dolorosa experiencia de tener a un ser querido enfermo o, peor aún, perderlo, sin la posibilidad de despedirle en un funeral como hace apenas cinco meses se hacía. Charles Darwin, el científico autor del libro El origen de las especies, estableció: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive y tampoco la más inteligente.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Sobrevive aquella que más se adapta al cambio”, pero adaptarse al cambio no es sencillo, romper con décadas de hacer las cosas de una forma para ahora hacerlas de otra no es fácil porque romper los hábitos requiere disciplina y constancia. Por más que nos digan “no se toque la cara sin antes lavarse bien las manos”, es muy posible que por inercia se lleve las manos al rostro para limpiarse el sudor… y ahí va la moneda al aire, una moneda que tardará más o menos diez días para saber si cayó en COVID-19 o en Felicidades.

El tiempo no se detiene y la vida sigue, y hoy cada vez más sectores tratan de retomar actividades en busca de mantenerse a flote. Eso ha llevado a enfrentamientos entre quienes buscan seguir las medidas de protección recomendadas, y aquellos que aún se aferran a que “al que le toca le toca” y sí, es cierto, pero no por ello uno cruza la calle sin voltear a ver si vienen carros. En este espacio apreciamos a la gente que nos lee y por eso queremos que se cuide y con ello cuide a su familia; la botella de gel desinfectante es artículo indispensable en la bolsa, el cubrebocas es parte del vestuario y si no trae a la mano cubrebocas, pues al menos un pañuelo como bandido de película del viejo oeste, el saludo de beso y hasta el apretón de manos ya no se usa y al llegar a casa lo de hoy es tener en la puerta las chanclas para cambiarse de zapatos. Lavarse las manos a cada rato es parte de esta nueva forma de ir por la vida.

Todo esto ya nos lo han dicho hasta la saciedad, de uno depende hacer caso. No hay día en que no conozcamos que la comunidad científica de muchos países trabaja en encontrar una vacuna y un tratamiento eficaz para prevenir o curar la COVID-19, lograrlo llevará aún meses y, aún cuando ya se tenga, no significa que se volverá a la convivencia cotidiana como la conocimos, así que más vale ir adaptándonos.

Quienes tenemos seres queridos en el área de la salud se lo agradecemos. Que las miles de muertes en el mundo no sean en vano. Gracias por leer estas líneas. Comentarios y etcétera por favor en adosdetres@hotmail.com En Twitter en @MarisaPineda Que tenga una semana saludable.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo