Selecciona tu región
Opinión

Para mi eternamente bella Olga

A DOS DE TRES

Por Marisa Pineda

-

Octubre es el mes de las lunas más hermosas (asómese para comprobarlo). Octubre es también el mes rosa. Octubre Rosa, mes de la lucha contra el cáncer de mama, es un mes para dar visibilidad a este mal que en nuestro país “representa la primera causa de muerte entre las mujeres”, de acuerdo a información del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En México, “en los últimos años, el número de muertes causadas por esta enfermedad ha aumentado de forma alarmante, principalmente, por el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por tardanza en la búsqueda de atención médica luego de que una mujer presenta un posible síntoma de cáncer de mama, o por la demora en el sistema de salud, particularmente al dar el diagnóstico definitivo”, reconoce el Instituto Nacional de Salud Pública.

La Organización de las Naciones Unidas refiere que a nivel mundial hay 3 mil  811 millones  500 mil mujeres, en México el INEGI reportó 64 millones 540 mil 634, ese es el universo de personas para quienes la atención del cáncer de mama es de suma importancia.

Si este mes ve edificios iluminados de rosa, personas portando un lazo rosa, o productos que tiñen de rosa el color de su empaque, son acciones que forman parte del movimiento mundial Octubre Rosa, para dar visibilidad hacia este mal que cada dos horas cobra la vida de una mujer. El lazo rosa es algo más que un trocito de listón, es el símbolo de una prioridad por atender.

La comunidad médica coincide en que detectado en etapa temprana el cáncer de mama, tiene elevadas posibilidades de curación, hay numerosos ejemplos de ello. Detectado en etapa tardía es difícil obtener los mejores resultados; que, pese a todos los esfuerzos, siga siendo la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres, es también ejemplo de ello.

En nuestros afectos tenemos amigas que han logrado vencer el cáncer de seno, gracias a la detección oportuna. Fuimos testigos de su temor mal disimulado cada que esperaban el resultado de uno y otro examen, así hasta que llegó el diagnóstico que demostraba que habían vencido a la enfermedad. 

En nuestros afectos están también, amigas que dieron fiera lucha al mal que terminó por quitarnos su presencia terrenal. Una de ellas nuestra eternamente bella Olga, amiga que formamos en la escuela secundaria y que se fue, no sin antes dejarnos como herencia su sonrisa y ánimo.

Gracias por leer estas líneas. Comentarios y etcétera por favor en adosdetres@hotmail.com en Twitter en @MarisaPineda Que tenga una semana de buena salud.

Síguenos en