Opinión

En reversa

DIVAGACIONES DE LA MANZANA

Por  Martha Chapa

Estamos necesitados, cada vez más, de una conciencia ecológica que no sólo evite los graves daños que ya le hemos infringido a la naturaleza, sino que estos no se repitan y menos aún lleguen a ser irreversibles.

Los gobiernos, sin distingo de país ni modelo político y económico, debieran establecer una alianza mundial con criterios, estrategias y acciones esenciales y básicas, para alcanzar esta gran meta que en otras palabras es nuestra sobrevivencia.

Se ha llegado a decir en el mundo científico que el planeta como tal, salvo una hecatombe nuclear, podría incluso seguir sin que lo habitaran los humanos. Por eso, el reto es cuidar a nuestro planeta en buenas condiciones para que sobreviva venturosa y felizmente la humanidad misma.

Si bien son muchas las prevenciones que deben adoptarse para ir mejorando, aunque sea gradualmente el medio ambiente, hay un punto que es crucial: el manejo de los energéticos, que sostienen la planta industrial, el transporte, la dotación de electricidad, etc...

Por eso, extraña tanto a todas y todos la decisión del presidente López Obrador de continuar incentivando la producción petrolera que contamina y desalentar la energía que llamamos limpia, como la eólica.

No nos ha dado hasta ahora, como tampoco los responsables de su gabinete en la materia, razones y argumentos suficientes para actuar en ese sentido Y todavía más preocupante es la opinión que externó en una de sus giras por La Rumorosa , tan superficial e ignorante, de que las hélices que se instalan en algunas zonas montañosas contaminan visualmente, sin contar con el severo daño que ocasiona a la economía y a los propios inversionistas que en este y otros campos, ante la inseguridad jurídica propiciada por ocurrencias, caprichos o subjetividades, trasladarán sus capitales a otros países. Hubiera bastado girar una orden presidencial para que en las sucesivas concesiones se ubicara esa infraestructura en lugares que no afectaran a los paisajes naturales de la región, así de sencillo, como por igual se pudieron instrumentar correctivos en otros casos como en el de las guarderías donde afirmaba que había corrupción y se hubiera procedido a fincar responsabilidades pero no a desaparecer esos espacios tan indispensables para las mujeres que trabajan. Una vez más, el gobierno da machetazos sin ton ni son en lugar de hacer una cirugía donde proceda y fortalecer las instituciones.

Ante esos despropósitos, se han levantado ya voces, lo mismo de ecologistas, científicos y empresarios que incluso han derivado ya en amparos en tribunales porque se consideran violatorios a los contratos previamente establecidos. Y también, la oposición surge ya en diferentes entidades federativas, como lo hizo abiertamente el propio gobernador de Tamaulipas pues una decisión de suprimir esas inversiones para la generación de energía eólica o solar, agravarían seriamente la economía local.

Contrario entonces a lo que se pregona, esas erróneas decisiones atentan contra el desarrollo económico y el empleo, que tanta falta nos hacen, máxime si se pretende dar prioridad a los pobres y ver más por ellos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo